La venezolana Yulimar Rojas y el sueco Armand Duplantis se convirtieron en los grandes protagonistas de la final de la Liga de Diamante, disputada este jueves en el legendario estadio Letzigrund de Zúrich (Suiza), tras adornar sus triunfos en el triple salto y el salto con pértiga, respectivamente, con dos marcas de relumbrón.

Y eso que ni Rojas, ni Duplantis pudieron superar sus propios récords del mundo, aunque en el caso del sueco lo intentó, tras situar el listón en los 6,19 metros, un centímetro más que su propia plusmarca universal.

Una altura que al igual que ocurrió en París y Bruselas, las dos citas previas a la gran final de Zúrich, se le resistió, aunque en esta ocasión Duplantis estuvo cerca, sobre todo, en su primer intento.

Más lejos se quedó el saltador sueco, medalla de oro en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio, en sus dos siguientes saltos.

Una circunstancia que no impidió a Armand Duplantis alzarse con la victoria y su primer diamante con un registro de 6,06 metros, la segunda mejor marca mundial del año, una altura sólo superada por los 6,10 que el propio saltador sueco firmó el pasado mes de junio en la localidad neerlandesa de Hengelo.

Si Duplantis inscribió por primera vez su nombre en la lista de ganadores de la Liga de Diamante con una gran marca, no menos sobresaliente fue el registro con el que la venezolana Yulimar Rojas logró su primera piedra preciosa, tras imponerse en Zúrich con un mejor intento de 15,48 metros.

Fue la cuarta mejor marca de todos los tiempos tras los 15,67 que Rojas estableció en los Juegos de Tokio como nuevo récord del mundo, los 15,52 que firmó hace dos semanas en Lausana y los 15,50 que la ucraniana Inessa Kravets ostentó como plusmarca universal durante 26 años.

La mejor manera posible de cerrar una temporada de ensueño en la que Yulimar Rojas, además de establecer un nuevo récord del mundo logró el título de campeona olímpica en los Juegos de Tokio.