La temporada de Grandes Ligas en 2021 sigue complicada para los Yankees de Nueva York. El equipo pareciera no lograr encontrar un ritmo ganador y una constancia en diferentes aspectos del juego. Varios comentan que los Bombarderos del Bronx como tal, no tienen una identidad en esta campaña. ¿Es esto cierto? Analicémoslo.

Los Yankees en estos primeros 65 partidos que han disputado, sea por lesiones o por movidas del propio Aaron Boone, no tienen una alineación estable ni constante. La falta de bates zurdos de calibre en la novena es algo que los hace predecible y vulnerables en muchos casos. Históricamente los del Bronx, siempre se caracterizaron por tener bates zurdos de mucha calidad en su roster, pero esta temporada no es ese el caso.

Desde el punto de vista de bateo, los Yankees pasaron de ser un equipo que implanto récord de vuelacercas en una temporada, a no estar ahora entre los primeros en ese departamento, sin embargo, muchos de sus jugadores lucen con la similar característica de abanicar solamente buscando las gradas y el promedio de ponches por partido, es el mayor en la historia de la franquicia.

En cuanto al juego pequeño, Boone y compañía no se caracterizan por poner la velocidad en función de la ofensiva. Los Yankees son equipo lento en las bases y lideran la liga en batazos para doble play.

Si al pitcheo nos referimos, los abridores han hecho un trabajo decente, pero se ubican en lugar 12 en cuanto a efectividad. Corey Kluber tuvo un inicio lento y luego cuando entró en ritmo y hasta consiguió su no-hitter, se lesionó. Jameson Taillon no ha estado cumpliendo sus expectativas y Jordan Montgomery y Domingo Germán, tienen sus altas y bajas. Incluso el as, Gerrit Cole, ha visto algunas salidas donde ha sido bateado.

El bullpen es de lo mejor que tiene el conjunto. Son cuartos en promedio de carreras limpias y pareciera que en dicho aspecto se pueden apoyar para conseguir mantener ventajas. ¿El gran problema? Los Yankees rara vez llegan ganando después de la séptima entrada y esa habilidad increíble que los ha caracterizado de remontar partidos que se pierden en los últimos innings, en este 2021 no se ha visto que pase.

¿Todo está perdido? Definitivamente no. Quedan 97 juegos por disputar y el material humano está ahí. Bateadores de mucho poder y de gran calibre siguen activos en el roster y de un momento a otro pueden entrar en rachas de bateo impresionantes. Luke Voit parece que regresa de su lesión y los del Bronx mantienen la esperanza que las molestias de Judge no sean serias. Sin embargo, la necesidad de un bate zurdo que juegue en los jardines es primordial como también lo es desde mi punto de vista, el conseguir uno o dos abridores en la fecha de cambios.

Cashman tiene trabajo por delante. La gran interrogante es si espera a la fecha límite de traspasos o se adelanta a la misma, ya que teniendo en cuenta la clase de campaña que están jugando los Rays, podría ser demasiado tarde para el 30 de julio antes de las 4pm. ¿Se vienen cambios? Yo creo que sí. Queda ver con qué rapidez se logran.