Mateu Alemany y Jordi Cruyff, los dos miembros más destacados de la dirección deportiva del FC Barcelona, están cumpliendo con las exigencias de Xavi Hernández y ya han logrado firmar cinco de las ocho primeras opciones del técnico avanzadas por MD el 1 de junio más la repesca de Ousmane Dembélé. Al último fichaje de Jules Koundé (23) se suman las contrataciones de Franck Kessie (25), Andreas Christensen (26), Robert Lewandowski (33), Raphinha (25) y el polémico ‘refichaje’ de Dembelé (25), que extendió su continuidad contractual una vez había concluido su primera etapa de cinco temporadas. Sólo faltan dos, un lateral derecho que sería César Azpilicueta y un lateral izquierdo, Marcos Alonso. El primero es el más probable porque el Chelsea sería más sensible a su salida.

Los primeros en llegar fueron Kessie Christensen, del Milan y también del Chelsea. Sus fichajes estaban ya decididos, negociados y pactados desde hacía meses porque terminaban contrato con sus clubs el 30 de junio y no se hizo oficial hasta principios de julio, una vez el Barça había activado ya una primera palanca económica. Los dos aterrizaron a coste cero y firmaron un contrato hasta 2026 con una cláusula de 500 millones.

El siguiente fue Raphinha. Después de semanas de conversaciones y con la rivalidad del Chelsea encima de la mesa, con una oferta más cuantiosa, el Leeds acabó traspasando al extremo brasileño por 58 millones de euros más otros 9 en variables de fácil cumplimiento. El deseo del jugador de vestir azulgrana hizo que su contratación fuera solo cuestión de tiempo. Firmó por cinco temporadas, hasta 2027, con una cláusula de rescisión de 1.000 ‘kilos’.

El cuarto fichaje y el más esperado fue el de Lewandowski. No fue fácil que el Bayern de Múnich dejara salir al delantero polaco, pero el deseo del futbolista y las gestiones del club lograron alcanzar un acuerdo por 45 millones más otros cinco en variables. A pesar de su veteranía, Lewandowski rubricó una vinculación por cuatro campañas. En este caso, su férrea voluntad de jugar en el Camp Nou también sirvió para allanar el camino. Su presentación oficial será el viernes 5 de agosto, el único que lo hará en el Estadi. Todos los demás, a excepción de Koundé, lo hicieron en el Estadi. Su cláusula de salida es de 500 ‘kilos’.

Y está Dembelé. Después de meses de negociaciones y mucha polémica, a los pocos días de iniciarse la pretemporada, claudicó y aceptó una oferta de renovación a la baja cuyo OK fue posterior a la conclusión de su contrato el 30 de junio Fue hace pocos días, antes de la gira por EE.UU. y en contra de lo que querían sus agentes que estuvieron buscándole por Europa un equipo que pagara una fortuna en salario. Dembelé, como todos los fichajes, han aceptado la escala salarial del Barça y sus nóminas no superarán los 6 millones de euros.