El primer acto de la temporada de despegue del dominicano Vladimir Guerrero Jr. tiene oficialmente su momento histórico.

Guerrero conectó tres jonrones la noche del martes para ayudar a los Azulejos a vencer a los Nacionales, 9-5, cargando a la ofensiva de Toronto con una de las mejores veladas de su joven carrera en las Grandes Ligas. La joven estrella empezó la fiesta en el tercer inning cuando entró a batear con las bases llenas ante Max Scherzer.

Abajo por tres carreras, una cuesta empinada ante un pitcher como Scherzer, Guerrero puso adelante a Toronto con un grand slam sobre la pared del izquierdo, conectando ante una slider antes de quedarse parado por un momento para ver su cañonazo.

Pero Vladi Jr. todavía tenía más batazos preparados. Le volvió a conectar otro jonrón a Scherzer y luego coronó su noche con otro ante Kyle Finnegan por la derecha en el séptimo.

El juego con tres jonrones es una gesta que el padre de Vladi Jr., el miembro del Salón de la Fama, Vladimir Guerrero, nunca consiguió en su carrera en las Mayores.

Guerrero también se estaba ocupando de un asunto de la familia. La temporada pasada, Scherzer ponchó a Vladi Jr. una década después de haber ponchado a su padre por primera vez, convirtiéndose en apenas uno de nueve pitchers que ha ponchado a los dos Guerrero. El grand slam puso a Scherzer en una lista todavía más corta, sin embargo, y una en la que no quería estar.

Hace 11 años y cuatro días, Guerrero padre le conectó un bambinazo de dos rayas a Scherzer, para entonces un muchacho de 25 años, y quien ahora se une al dominicano Iván Nova como los únicos dos lanzadores que han recibido cuadrangulares tanto del padre como del hijo.