Fue una carrera de tensión sorda y de pizarras, lo que suele suceder en pistas en las que no se puede adelantar. Max Verstappen, lejos de sentir la presión de correr por primera vez en Holanda, se hizo con una victoria incontestable, tras un fin de semana perfecto. Recupera el liderato del Mundial que cedió en Silverstone y le toma 3 puntos de renta a un Lewis Hamilton que lo intentó todo, pero nunca pudo amenazar a su rival por la corona de este año.

Tercero fue Valtteri Bottas, tras una pequeña rebelión a bordo, al intentar una vuelta rápida para la que no tenía permiso de Mercedes, y que Lewis hubo de sofocar Lewis sobre la bandera a cuadros, rebajando el crono del díscolo. Viendo que está fuera del equipo en 2022, ya no se corta para desoír las órdenes.

“Soy James, aborta la vuelta rápida”

Bottas lo tenía muy claro al realizar su segunda parada, a falta de 4 vueltas para el final. “No vayas a por la vuelta rápida”, le pedía su ingeniero, “¿por qué?”, preguntaba el #77, “porque la tiene Lewis y así tiene una parada gratis”, le contestaron, dejando claro que no le debía quitar ese punto extra a su compañero, que podría decidir el Mundial a final de año.

Cuando vieron que Valtteri hacía de su capa un sayo y volaba en pista, se produjo otra comunicación: “Valtteri, soy James (Allison), aborta la vuelta rápida”, le pedía el máximo responsable de Mercedes AMG F1, tras Toto Wolff. Entonces, levantó en el último sector levantó para dejarse algo de tiempo, pero se quedó con el mejor registro de todas formas, forzando a Hamilton sin necesidad. No sería de extrañar que hubiera medidas preventivas severas después de este pasaje…

La carrera no fue tan intensa como la clasificación, aunque el ambiente fue excepcional para la ‘Armada Naranja’ que se cerró con final feliz y celebración pirotécnica masiva. Fueron Las Fallas de los Países Bajos que ha instaurado Verstappen con su pilotaje y sus victorias. Es de nuevo el favorito para evitar el octavo de Hamilton.