Max Verstappen, que partía desde la pole, logró en el circuito Gilles Villeneuve (Montreal) un triunfo que le aleja mucho de sus perseguidores. Checo Pérez pinchó en territorio canadiense (su segundo 0 del año) y Charles Leclerc, al menos, minimizó daños (acabó quinto). Ahora mismo, el neerlandés es el indiscutible líder del Mundial con 175 puntos. El mexicano suma 129 y el monegasco 126.

En la parte final de la carrera (faltaban 15 vueltas para la conclusión), el piloto estrella de Red Bull fue capaz de soportar la presión de un hambriento Carlos Sainz. El ‘1’ supo qué hacer ante las embestidas del madrileño, más rápido que el ganador final del Gran Premio de Canadá. Verstappen ha querido desvelar su estrategia para que el de Ferrari no le adelantara. Tras el ‘Safety Car’, el ’55’ era consciente de que tenía una gran oportunidad de lograr su primera victoria en la F1 y fue con todo. La férrea defensa del vigente campeón frustró las ilusiones de un Sainz que se quedó otra vez a las puertas de alcanzar la gloria.

Siempre debes asegurarte de conocer el lugar donde hay DRS, y obtener una buena salida en la curva de antes. Se trataba de empujar al límite y no cometer un error porque sabía que incluso en el sector uno, si hubiera cometido un pequeño error, Carlos me ganaría una décima. Eso podría haber sido suficiente para luego acercarnos a la primera zona DRS, y luego a la segunda… fue un final perfecto, con el impulso adecuado”, relataba Max.

Y añadía: “Tuve momentos de sobreviraje, pero miré en el espejo y vi a Carlos teniendo la misma cantidad de esos problemas. Iba realmente al límite, pero al final todo salió bien“.

Verstappen ya lleva seis victorias en los nueve grandes premios disputados en 2022 (Checo ganó en Monaco y Leclerc en Bahréin y Australia). Este triunfo fue particularmente difícil. Así lo ha admitido el de Países Bajos. “Los Ferrari fueron muy rápidos en carrera, así que era complicado mantener la ventaja hasta el final. Fue muy emocionante al final. Yo estaba dando todo lo que tenía, por supuesto, y Carlos estaba haciendo lo mismo. Seguir a otro coche aquí es complicado, pero pude ver que estaba apretando, atacando, empujando. Pero, por supuesto, cuando estás con DRS es un poco más fácil atacar. Así que sí, las últimas vueltas fueron muy divertidas. Ha sido divertido, sobre todo cuando no tienes DRS y terminas delante. Incluso si no hubiera sido así, habría sido una buena batalla. Eso sí, tras el ‘Safety Car’ pensé que habría preferido atacar en lugar de defenderme, pero afortunadamente salió bien“, exponía.

Sin radio

A Max le satisface en particular un detalle del Red Bull RB18. “Este año parecemos bastante rápidos en recta. Eso ayuda mucho”. E incluso no se queja cuando la radio le deja de funcionar. Desde el muro no oían a Verstappen, pero eso dio igual. Incluso dio pie a bromas por parte de Helmut Marko. “Si la radio no funciona, al menos tenemos la ventaja de que no escuchamos más quejas“, indicaba el asesor de Red Bull.

Max cruza la línea de meta en el trazado canadiense.