(AP) — Futbolistas brasileños que juegan en dos de los clubes más importantes de Ucrania pidieron el jueves ayuda al gobierno de su país al decir que han quedado atrapados tras el ataque militar de Rusia.

El contingente de jugadores brasileños de los clubes Shakhtar Donetsk y Dínamo de Kiev, además del uruguayo Carlos de Peña de ese último equipo, difundió un video en el que aparecen acompañados de sus familias desde un hotel, clamando por la ayuda a las autoridades brasileñas.

Relataron que las fronteras han sido cerradas y que los suministros de combustible se han agotado.

“Estamos realmente desesperados. Estamos viviendo un caos”, escribió el zaguero del Shakhtar Marlon Santos en Instagram. “Contamos con la ayuda de nuestros clubes. Pero la desesperación es agonizante. Esperamos por la ayuda de nuestro país. Hablamos en nombre de todos los brasileños en Ucrania”.

Neymar, el astro brasileño del Paris Saint-Germain, copió el video en su cuenta de Instagram y agregó que está rezando por sus compatriotas en Ucrania.

Los clubes brasileños más importantes difundieron también el video y solicitaron a las autoridades de su país que actúen de inmediato.

Mensajes similares fueron publicados por jugadores brasileños que residen en otras partes de Ucrania, como el caso del delantero Marlyson y dos compañeros del Metalist 1925 en la ciudad nororiental de Járkiv, cerca de la frontera con Rusia, y tres jugadores del Zorya Luhansk, equipo con sede en la ciudad sureña de Zaporizhzhia.

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Carlos França, dijo durante una transmisión televisiva en directo que todos los brasileños que se encuentren en Ucrania “serán desalojados de esa región una vez que tengamos las condiciones de seguridad para hacerlo”.

El gobierno tiene la intención de trasladar a los brasileños a países vecinos por tierra si es posible, agregó.

“No estamos descartando ninguna posibilidad (para desalojar a los brasileños”, afirmó França, sentado al lado del presidente Jair Bolsonaro, quien la semana pasada se reunió con el mandatario ruso Vladimir Putin en Moscú.

Bolsonaro, un gran aficionado del fútbol, señaló en la misma transmisión que desea la paz en la región, aunque se abstuvo de censurar a Putin por la invasión.

“Tengan paciencia”, dijo el canciller. “Lo importante ahora es tener paciencia y precaución”.

La liga ucraniana fue suspendida el jueves de manera indefinida tras la declaración de ley marcial en Ucrania.

Los clubes ucranianos llevan mucho tiempo reclutando futbolistas brasileños para reforzarse deportivamente y luego sacar réditos en el mercado de transferencias.

Para los brasileños, el torneo ucraniano es una vitrina para mostrarse a clubes de las principales ligas de Europa, especialmente si se vinculan con Shakhtar y Dínamo, clubes que compiten frecuentemente en la Liga de Campeones.

Shakhtar cuenta con 11 brasileños en su primer equipo y otro, Junior Moraes, adoptó la nacionalidad ucraniana.

Shakhtar y Zorya fueron fundados en ciudades del este de Ucrania, pero no han podido jugar ahí desde que separatistas con respaldo ruso tomaron en 2014 el control de las localidades a las que pertenecían.