Una postemporada repleta de lesiones

by Jul 1, 2021

La NBA sigue viéndose seriamente afectada por el infortunio de las lesiones. Esta noche cayó Giannis Antetokounmpo con una hiperextensión de la rodilla que puede mantenerle fuera varias semanas mientras los Milwaukee Bucks luchan por una plaza en las Finales de la NBA. No es el único gran ausente en estas Finales de Conferencia.

Trae Young, una de las estrellas que más ha brillado en estos playoffs, tampoco jugó anoche y vio desde la banda como su rival caía y se retorcía de dolor durante la victoria de los Atlanta Hawks por 110-88 que empata la eliminatoria (2-2) .

El base mandó un mensaje de ánimo a su rival y colega de profesión a través de las redes sociales, y no fue el único en una temporada marcada por una pandemia de lesiones.

Esta próxima madrugada, Los Angeles Clippers han vuelto a confirmar la baja de Kawhi Leonard en el sexto partido de las Finales del Oeste contra los Phoenix Suns, que no contaron con Chris Paul los dos primeros partidos por culpa de la covid-19. La estrella de los Clippers, por cierto, se ha perdido los últimos ocho encuentros del equipo de Tyronn Lue.

Todos estos nombres tienen algo en común: han sido elegidos para conformar los mejores quintetos de la liga de la temporada 2020-2021.

Si se confirma una lesión grave para Anteto, y los Bucks temen que sea el ligamento cruzado, su ausencia dejará a Paul George como único jugador que ha sido elegido entre los 15 mejores de la competición que no se ha perdido ni un partid o de postemporadacon su equipo, entre los que han accedido a las Finales de Conferencia.

El curso ha estado marcado por las lesiones de muchas estrellas, entre ellas Anthony Davis y Donovan Mitchell en plenos playoffs. Luka Doncic tuvo serias molestias en el cuello pero jugó con ellas, y Joel Embiid ha jugado prácticamente todos los playoffs con un desgarro en el menisco.

A los Brooklyn Nets, favoritos al título, el bicho de las lesiones no les ha dejado en paz durante todo el curso. El último en caer, Kyrie Irving dejó al equipo tocado de muerte pese a las heroicidades de Kevin Durant y el sacrificio de James Harden, otro que jugó medio cojo.

La lista de lesiones de estrellas en estos playoffs ha sido abultada, y a pesar de ello otros jugadores han cubierto su puesto y han respondido con exhibiciones a la altura: anoche Lou Williams, hace unos días Cameron Payne y durante gran parte de la postemporada Reggie Jackson, por citar algunos ejemplos.

Como decíamos al principio, una parte del problema se puede achacar a la mala suerte, pero la otra señala a los responsables de la NBA: el calendario apretujado de 72 partidos, con hasta cuatro partidos por semana, ha machacado el físico de los jugadores; la pandemia ha obligado a reducir la pretemporada y los entrenamientos; las restrictivas normas de descanso han evitado una mejor gestión de los grandes jugadores para cada equipo.

Los datos que recoge el periodista de la ESPN Kevin Pelton añaden números precisos a los factores mencionados. La temporada 2020-2021 ha sido la que visto más lesiones en la última década, cuando se empezaron a recabar estos datos.

Un promedio de 5,1 jugadores (incluye a ambos equipos) por partido se han ausentado por lesiones no relacionadas con la covid-19, un incremento del 5% respectola siguiente temporada con mayor impacto de las lesiones.

Si nos fijamos en los All Star, los números son todavía más duros: las grandes estrellas se han perdido 370 encuentros de 1.944 posibles, un 19%. Eso quiere decir que se han perdido 13,7 partidos de promedio cada uno. Es el porcentaje más alto de la historia.

“Los datos de lesión esta temporada han sido virtualmente los mismos que el año pasado, y cualquier sugerencia de lo contrario es imprecisa”, declaró a la ESPN David Weiss, vicepresidente de la NBA, hace apenas un mes. “El número de lesiones serias entre las estrellas se ha reducido este año respecto al anterior, aunque si es cierto que más jugadores se han perdido algún partido esta temporada debido a alguna lesión o descanso”.

Evan Wasch, vicepresidente de estrategia y análisis de baloncesto de la NBA, sí quiso reconocer el impacto de los dos últimos años con calendarios cambiados y apretados debido a la pandemia: “Han sido dos años estresantes desde el punto de vista de vida personal y salud mental, y no podemos obviar eso”.

LeBron James, tras la eliminación de los Lakers, criticó con dureza a la liga estadounidense por no escuchar a los atletas. “No me quisieron escuchar al principio del año”, valoró el astro de L.A. tras conocer la lesión de Kawhi Leonard. “Sabía que esto iba a ocurrir. Y yo solo quería proteger el bienestar de los jugadores, que son el producto y el beneficio de nuestro juego”.

El próximo año, la liga recupera su calendario habitual de octubre a junio y los 82 partidos de temporada regular. Con los pabellones llenos y el esperado retorno a la normalidad, esperan que las lesiones vuelvan a situarse a niveles habituales y que los cuerpos de los deportistas puedan volver a gozar de unas buenas vacaciones.