Era una gran ocasión para los Mavericks… pero acabó en desastre estruendoso. En el último partido en Tennessee, Luka Doncic abrochó una remontada final milagrosa con un triple imposible sobre la bocina, en escorzo saltando hacia adelante (113-114). Como si tuvieran ese partido grabado a fuego, los Grizzlies jugaron con una furia y una concentración que, por decirlo suavemente, no igualaron los Mavs: 133-104 final y ahora 36-33 para los locales (en play in y apurando opciones de ser octavos y tener doble vida en ese cruce) y 40-29 para los de Rick Carlisle, que trató de correr un tupido velo en cuanto acabó el partido (“no hemos estado bien en los 48 minutos“). Los Mavs son ahora sextos, empatados con unos Blazers que se colocan quintos. Para colmo, los Lakers (otra vez en cuadro) cerraron la noche con un triunfo agónico contra los Knicks y se colocan (39-30) a un partido de Mavericks y Blazers. El play in sigue en el aire…

Los texanos se hundieron en la segunda parte (73-47 de parcial). Los Grizzlies empezaron a correr, a anotar canastas fáciles… y a aprovechar los problemas de Luka Doncic, lento y descentrado, seguramente tocado por un tremendo golpe en la espalda antes del descanso, en una caída por encima de la publicidad tras intentar rescatar una bola. El esloveno aseguró que en frío le iba a doler más y que no sabía cómo va estar para el partido de hoy, contra los Pelicans. Mermado y en todo caso en un pésimo día, se vio atrapado en botes inacabables por las trampas defensivas de los Grizzlies y jugó, tal vez, su peor partido de toda la temporada: 12 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 5 pérdidas, 4/16 en tiros, 0/4 en triples, -23 en 26 minutos en pista.

Eso no es, evidentemente, un partido normal de Doncic, que fue rotunda a la hora de entonar el mea culpa en una noche con más pérdidas de balón que canastas anotadas: “No estaba en el partido, no era yo mismo. Esta derrota corre de mi cuenta. Tenemos que recuperarnos, pero este ha sido desde luego uno de los peores partidos que he jugado. Tengo que ser mejor que esto“. Carlisle retiró a sus titulares con 10 minutos por delante (104-82). No merecía la pena ni intentarlo, todavía sin Kristaps Porzingis pero contra unos Grizzlies sin Jonas Valanciunas ni Jaren Jackson Jr. Pero con Kyle Anderson (15 puntos), 22 puntos de Brooks, 18 de Konchar y el liderazgo habitual de Ja Morant (24 puntos, 7 rebotes, 8 asistencias).