“Yo me drogaba con cocaína y me había dado por vencido en la vida, pero cuando probé el sapo fue un boom. Me di cuenta que estaba muerto”. Con estas palabras se ha confesado Mike Tyson sobre una de sus adicciones más graves en una entrevista con el ‘youtuber’ Logan Paul.

Se trata de una sustancia conocida como 5-MeO-DMT, producido en grandes cantidades por el ‘Bufo alvarius’, una especie rara de sapo, más conocida como ‘sapo del río Colorado’ o ‘sapo del desierto de Sonora’: “Es completamente diferente, tu cuerpo se queda aquí y tu alma se despega. Te hace sentirte Dios por un momento”, ha explicado el boxeador.

“Yo sentía que el sol se abría en dos y el aire venía hacia mí y entonces le dije a mi compañero ‘¿estás viendo esto?’. Y él: ‘¿Ver qué?’. ‘Deja de bromear conmigo, se que lo estoy sintiendo’. ‘Pero Mike no veo nada’. Y yo insistía, ‘Deja de jugar conmigo’. Pensé que me estaban haciendo una broma porque con los muchachos solemos jugarnos bromas entonces yo le decía ‘sé que tu también lo estás viendo’”, ha continuado.

Recordemos que, actualmente, el campeón mundial es dueño de una importante plantación de cannabis. Se llama ‘Tyson Ranch’ (“el rancho de Tyson”) y está situado en California.