Los Phoenix Suns perdieron anoche de forma contundente y clara, pero su entrenador Monty Williams salió a la palestra con un mensaje claro en dirección a los árbitros, similar al que ya lanzó Mike Budenholzer tras la derrota de los Milwaukee Bucks en el primer partido de las Finales de la NBA 2021.

“No voy a entrar a quejarme de manera pública sobre las faltas”, explicó el preparador del conjunto de Arizona, que acto seguido hizo lo que se propuso no hacer: “No lo haré, pero podéis verlo… hemos lanzado 16 tiros libres esta noche, y una persona lanzó 17”.

La referencia sobre los lanzamientos desde la línea de personal de Giannis Antetokounmpo (13 de 17) fue quizás una de las excusas de mal perdedor que se les escapó a los Suns, muy quejumbrosos sobre la pista y algo menos en la sala de prensa, dónde más allá del desliz de su técnico entonaron también el mea culpa.

Hay una estadística que ya se destacó en las ruedas de prensa previas al tercer encuentro, que vencieron los Bucks por un inapelable 120-100: los equipos de Chris Paul han perdido 12 partidos consecutivos con él en cancha y Scott Foster de árbitro principal.