Giancarlo Stanton contribuyó con cuatro imparables, incluido un jonrón, para deleitar a los fanáticos que se dedicaron a proferir abucheos e insultos contra el equipo visitante, en el encuentro que los Yankees de Nueva York ganaron el martes 7-3 a los Astros de Houston.

Los Astros cumplieron su primera visita al Bronx desde que estalló el escándalo de robo de señales.

Y los 10.850 espectadores, el número máximo que se permite en Yankee Stadium en medio de la pandemia, no dudaron en reprochar la trampa de Houston. Particularmente, descargaron su furia contra José Altuve, el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en la campaña de 2017. 

Varios fanáticos llevaron carteles con insultos para los Astros. Los empleados de seguridad se incautaron de varios botes de basura inflables.

Alex Bregman disparó un jonrón en el primer inning para silenciar momentáneamente al público. Sin embargo, el antesalista cometió un error en la sexta entrada, para que los Yankees definieran el duelo.

La pizarra estaba empatada 3-3 cuando Bregman recogió sin guante un rodado lento de DJ LeMahieu, con las bases llenas. Sin embargo, erró su tiro al primera base cubano Yuli Gurriel.

Entraron tres carreras en la jugada, la última del venezolano Rougned Odor, cuya rodilla izquierda impactó la cabeza del cátcher boricua Martín Maldonado en el plato.

Al parecer, Odor trató de evitar el bate de LeMahieu, que estaba tirado junto a la caja de bateo.

LeMahieu se acreditó un sencillo y una remolcada. Una de las carreras fue sucia.