os Sixers siguen inmersos en el culebrón protagonizado por Ben Simmons, una de sus estrellas, que no está dispuesto a seguir jugando en Filadelfia ni para Doc Rivers, su entrenador con la relación parece irreconciliable, y está dispuesto incluso a declararse en rebeldía para que lo traspasen. Sin embargo, los Sixers sólo estarían dispuestos a dejarle salir si obtienen a cambio a Damian Lillard, su verdadero objeto de deseo, según desvela Bleacher Report.

Parece que todos los puentes entre el jugador, que se niega a volver a los entrenamientos y no coge siquiera el teléfono, están rotos. Al final de la temporada Doc Rivers dijo algunas cosas, Joel Embiid insinuó otras… Y Simmons no olvida ni está dispuesto a que las aguas vuelvan a su cauce.

Quieren juntar a Embiid con un crack

En esta tesitura, los Sixers y su presidente de operaciones, Daryl Morey, sólo están dispuestos a traspasar a Simmons si a cambio se hacen con algún jugador que pueda maximizar el mejor momento de Joel Embiid, que acaba de renovar por cuatro años y 196 millones. Y ese jugador al que quieren junta con su estrella es Damian Lillard, pero para eso el exterior tendría que solicitar salir a los Blazers. No es sencillo.

Los Sixers no contemplan cambiar a Simmons por cualquier cosa que no sea un botín para utilizar de intercambio por Lillard, en caso de que solicite un intercambio. El equipo de Filadelfia está dispuesto a esperar hasta que ese movimiento sea factibla, no lo ve imposible. Y si llega el día en que Lillard pida el traspaso, los Sixers tendrían los activos para hacer una oferta realmente convincente, posiblemente incluyendo a Simmons, Thybulle y múltiples selecciones de primera ronda.

Emparejar a Lillard con Embiid sería el mejor escenario para Filadelfia. Pero aferrarse demasiado tiempo a la infelicidad de Ben Simmons, cuya decisión de salir del equipo parece inamovible, es un gran riesgo y podría comprometer el futuro de los Sixers a corto y medio plazo.