Si no hay jonrones, no hay ofensiva en Yankees

by Oct 21, 2022

Por más nombres que tengan los Yankees en su poderoso lineup que produjo 254 jonrones en la campaña regular, sus bateadores se han topado con un pitcheo de los Astros que los ha frenado en los primeros dos partidos de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

En las dos victorias de Houston sobre Nueva York, los bateadores de los Yankees se han ponchado 30 veces y han anotado apenas dos carreras limpias—ambas producto de cuadrangulares solitarios el miércoles en el Juego 1. El jueves en el Juego 2, las dos anotaciones en su derrota por 3-2 fueron inmerecidas, gracias a dos errores en una misma jugada del abridor de Houston, el dominicano Framber Valdez. De hecho, Valdez maniató en 7.0 entradas a Nueva York con cuatro hits permitidos y nueve ponches, adjudicándose la victoria.

“Pensé que entró en un gran ritmo en los innings del medio y empezó a colocar su curva exactamente cómo quería”, dijo el manager de los Yankees, Aaron Boone. “No pudimos hacer lo suficiente”.

Efectivamente, la combinación sinker-curva de Valdez fue mortal para los Yankees. De hecho, el zurdo quisqueyano provocó 16 swings en blanco con la curva, la mayor cantidad en su carrera.

Entre Valdez y Justin Verlander (el abridor de Houston en el Juego 1), más los relevistas dominicanos Héctor Neris, Rafael Montero, Bryan Abreu acompañando al cerrador Ryan Pressley, los bateadores de Nueva York no sólo se han ponchado 30 veces, sino también han bateado de 8-1 en los primeros dos choques.

“Tenemos que hallar la manera de dar los batazos claves ante estos muchachos”, comentó Boone, cuya escuadra volverá al Bronx para el Juego 3 el sábado abajo 2-0 en la serie al mejor de siete. “Tenemos que anotar”.

Con el techo abierto en el Minute Maid Park, Aaron Judge por poco vuela la cerca del jardín derecho con dos outs y uno abordo frente a Abreu, pero el batazo de 345 pies fue capturado justo contra la pared por el jardinero derecho Kyle Tucker—quizás con la ayuda de la brisa en Houston, sin el efecto del domo.

El elevado de Judge sí hubiera sido jonrón en el Yankee Stadium.

“Creo que el techo abierto básicamente nos mató”, opinó Boone. “No pensé que le diera con todo, pero sí se sintió como sus cuadrangulares al bosque derecho”.

Al final no lo fue, y ahora los Yankees se encuentran en una situación difícil. De las 88 series al mejor de siete en la historia que han tenido un equipo arriba 2-0, 74 de esos clubes (84%) han llegado a eliminar a su contrincante. En las últimas 17 postemporadas, solamente los campeones Dodgers del 2020 remontaron para ganar la serie, contra los Bravos en la ronda de campeonato. Y los que han ganado los primeros dos en casa se han llevado la serie en 43 de 53 de esas oportunidades (81%).

“Tenemos que volver a casa y ganar uno”, dijo Boone. “Así empieza esto. Estuvimos en juego en ambos partidos. Tenemos que encontrar la forma de hacer un poco más ofensivamente”.