El contrato de Sergio Busquets con el Barça no va más allá de junio de 2023. Su presencia en el centro del campo azulgrana es esencial para Xavi Hernández, que desde su llegada le ha convertido en un titular indiscutible, pero tiene fecha de caducidad. El capitán, que el 16 de julio cumplirá los 34 años y que cumplirá quince temporadas en el primer equipo, tiene en mente poner el punto final a su etapa azulgrana dentro de un año, y probar la aventura en el fútbol norteamericano. 

Varios clubs de la MLS han tratado de seducirle este verano pero su intención es cumplir con el Barça y por eso ha rechazado todas las propuestas que le han ido llegado. El Inter Miami de David Beckham ha sido uno de los equipos que más le ha perseguido. El jugador, según diversas fuentes, podría probar esta aventura junto a su amigo Leo Messi, que también termina contrato en 2023, aunque el argentino cuenta con un año opcional de por medio.

El Barça ya se ha informado de sus intenciones deportivas y no tiene previsto de momento presentarle una nueva propuesta de renovación, asumiendo que será su última campaña con el que podrá contar con su inteligencia táctica. Además, el jugador ha ido difiriendo su ficha hasta este último año. Si lo hicieran, sería por una simple cuestión financiera.

La espera de Busquets se debe a que desea jugar la Copa del Mundo de Qatar 2022 en su mejor momento, lo que le garantiza jugar en el Barça bajo las órdenes de Xavi