Los planes de crear una Superliga europea al margen de la UEFA siguen adelante. El último detalle lo ofreció Der Spiegel, que confirmó que el proyecto trabaja codo con codo con una empresa afincada en Londres que se dedica al marketing y a las relaciones públicas. Flint, que es como se llama la compañía, estaría elaborando un documento de cuyo boceto habría pistas y que incluso tendría ya título: “Allanando el camino hacia la Superliga: estrategias para la reconstrucción, el reinicio y el triunfo”.

Según el medio alemán, la estrategia será a “prueba de bombas”  contra el actual modelo de la UEFA, que consideran abusivo y de monopolio. El asunto ha derivado en un litigio judicial que ahora mismo se encuentra en el Tribunal de Luxemburgo. La Superliga, con el amparo del juzgado de lo mercantil número 17 de Madrid, logró frenar el expediente sancionador de la UEFA contra Madrid, Barça y Juventus, y serán los tribunales europeos, con jurisprudencia también en Suiza, los que determinen si es legal poder crear un torneo al margen de la UEFA.

Mientras tanto, desde la Superliga confían en que todos sus argumentos contarán con el respaldo del juzgado. Es más, recuerdan que todos los equipos, los 12 fundadores, siguen aún en el proyecto, a pesar de que nueve de ellos se echaron atrás y aceptaron reintegrarse en la UEFA y en la ECA (Asociación de Clubes Europeos) de nuevo.

La semana pasada, aprovechando el sorteo de la Champions en Estambul, la ECA se reunió por primera vez desde que fueron readmitidos los arrepentidos. Ninguno de ellos forma parte de la junta directiva, eso sí, presidida por Nasser Al-Khelïfi tras la marcha de Andrea Agnelli a causa de la Superliga. En Ginebra, en la próxima reunión de los clubes, puede haber novedades al respecto, siempre con el fantasma de la Superliga en el ambiente.