Max Scherzer está listo.

Scherzer, quien ha estado fuera de acción desde mediados de mayo debido a una lesión en el oblicuo izquierdo, hizo el miércoles su segunda apertura de rehabilitación en Doble-A Binghamton y completó 4.2 entradas con 80 pitcheos.

Luego del partido, Scherzer le dijo a la prensa que no espera hacer más aperturas de rehabilitación.

“Me sentí bien allá afuera. Pude trabajar y salir de aprietos”, dijo. “Estoy listo”.

El as de 37 años de los Mets ponchó a ocho y permitió tres carreras (dos limpias) con cuatro hits y una base por bolas. Scherzer dominó durante tres episodios, antes de presentar problemas en el cuarto, cuando el primer bate se embasó por error y su único boleto de la noche dejó la mesa servida para un doble y un sencillo productores. Terminó el inning con dos ponches y un elevado de out.

“Siento que tenía en el brazo para enfrentar a uno o dos bateadores más. Mi brazo está bien”, señaló Scherzer. “Pero tienes que ser cuidadoso, más cuando estás recuperándote de esa lesión en específico”.

Scherzer dijo que seguirá monitoreando su oblicuo de aquí a su próxima apertura, que será con el equipo grande de los Mets en unos días.

“Realmente me siento confiado en cómo me recuperaré de cara a mi próximo turno”, mencionó. “No creo que me rehabilite tanto en el proceso. No quiero sobrecargar mi oblicuo”.