En una noche particularmente para el olvido para los Mellizos, que cayeron por 11-1 ante los Medias Blancas, el dominicano Miguel Sanó se aseguró de que su equipo al menos no fuera blanqueado por Lucas Giolito.

Y lo de hizo de gran manera, con un tablazo al segundo piso del jardín izquierdo que salió a 116.7 millas por hora, el jonrón más fuerte jamás conectado por un jugador de Minnesota en la era de Statcast.

El récord anterior le pertenecía al quisqueyano Nelson Cruz, quien registró 116.7 mph con un cuadrangular a comienzos de esta temporada, el 5 de abril.