El Real Madrid dio un paso atrás en la carrera por el título de Liga al firmar un triste y afortunado empate en el Coliseum Alfonso Pérez después de completar un partido para olvidar y sobrevivir gracias a las intervenciones de Courtois, el único que estuvo a la altura de las circunstancias. El conjunto de Zinedine Zidane decepcionó completamente y ofreció una pésima imagen, especialmente en una segunda parte para olvidar. También quedó espacio para la polémica, ya que el Getafe reclamó un penalti de Militao a Ángel en el tramo final, pero ni el árbitro ni el VAR consideraron que el plantillazo del brasileño debía castigarse. El resultado favorece al Barcelona, que vuelve a depender de sí mismo para ganar la Liga.

Zidane se vio obligado a confeccionar un once de circunstancias por culpa de las numerosas bajas que acumulaba, a las que se sumó a última hora Fede Valverde. Además, el técnico madridista también prefirió no arriesgar de salida con dos indiscutibles como Kroos y Benzema, que arrastraban molestias y andan sobrecargados de minutos. En consecuencias, no le quedó más remedio que recurrir a secundarios como Isco, Odriozola, Marcelo o Mariano y al canterano Chust, a los que se sumaron Rodrygo y Vinicius.

Con estos mimbres no podía esperarse un dominio abrumador del equipo madridista. El Getafe lo sabía y apretó de salida, consciente de que se le había presentado una ocasión inesperada para morder a un rival que habitualmente no está a su alcance. Los azulones dispusieron de una gran ocasión al poco de arrancar para adelantarse, pero Courtois evitó males mayores tras un remate prácticamente a bocajarro de Olivera.

La primera llegada de los blancos acabó en gol de Mariano, aunque el colegiado lo anuló por fuera de juego y el VAR ratificó su decisión después de comprobar que el delantero hispano-dominicano, que superó a Soria en su salida y remató a puerta vacía, estaba por delante por escasos milímetros.