Rafa Nadal se entrenó en la Rod Laver Arena para recuperar sensaciones después de admitir que tenía unas molestias en la espalda por las que decidió no jugar la primera eliminatoria de España en la ATP Cup ante Australia. De hecho, el balear se descartó el miércoles para la segunda serie contra Grecia. Al suspenderse toda la jornada del jueves en Melbourne Park, por el caso positivo de un empleado del hotel Grand Hyatt, donde se alojaron muchos tenistas durante la cuarentena, el ganador de 20 Grand Slams se probó en pista, pero finalmente será baja para el tercer día de la competición, que se reanuda este viernes.

El cambio de horario del enfrentamiento de las 19:30 a las 10:00, hora australiana (00:00 de esta noche en España, #Vamos), y el hecho de que con un partido ganado, los jugadores capitaneados por Pepe Vendrell estarían en semifinales aunque pierdan, han jugado a favor de la decisión de reservar al líder del equipo para un posible cruce el sábado ante Italia , ya clasificada en el Grupo C.

Lo lógico es que Pablo Carreño venza en el primer partido a Michail Pervolarakis (24 años y 462º del mundo) y después de su gran actuación ante Alex de Miñaur el martes, hay plena confianza también tanto en lo que puede hacer Bautista contra Stefanos Tsitsipas. También hay fe en la calidad y el desempeño del dobles de Carreño y Granollers, si ese punto fuera decisivo en el peor de los casos. Nadal dijo en una entrevista exclusiva de Movistar + que no estaba listo para un partido de la máxima exigencia como hubiera sido el que le habría enfrentado a Tsitsipas, un rival que suele plantarle cara y que ya le ha ganado.