Qatar quiere atraer a 1,2 millones de personas a la Copa del Mundo, pero va a pasar trabajos para alojarlas.

Con las ventas de boletos para el torneo comenzando en enero, una sorpresa espera a los fanáticos cuando busquen por sitios donde quedarse: Las habitaciones están prácticamente agotadas.

Búsquedas extensas por la Associated Press en cadenas de hoteles y portales agregadores encontraron solamente un sitio con disponibilidad para el torneo, que se realizará del 21 de noviembre al 18 de diciembre.

La mayoría de las habitaciones han sido bloqueadas ya por los organizadores, en parte para prevenir manipulaciones de precios, pero principalmente para garantizar disponibilidad para los equipos, funcionarios de la FIFA, patrocinadores y la prensa.

“Si un equipo está clasificado, es ahora que la gente está tratando de encontrar alojamiento”, le dijo a la AP Ronan Evain, director ejecutivo del grupo.

Football Supporters Europe. “Y en estos momentos no hay nada”.

El Comité Supremo de Qatar, que está a cargo de la planificación de la Copa del Mundo, le proveyó los primeros detalles a la AP en los que reconoce los problemas de alojamiento, luego de semanas de preguntas al respecto.

Apenas 90.000 habitaciones estarán disponibles para espectadores vía un portal. Es aproximadamente el mismo número de los hinchas de Estados Unidos que tenían boletos para la Copa del Mundo del 2018, que se celebró en diversas partes de Rusia y tenía hoteles disponibles en el mercado.

Pero la AP conoce que sondeos y modelos de datos por funcionarios qataríes basados en los viajes a Copas del Mundo previas muestran que ellos anticipan ahora que 850.000 visitantes extranjeros requerirán habitaciones. Los organizadores del torneo han dicho que más de 1,2 millones de visitantes llegarán al país. Los datos más recientes de la AAutoridad de Turismo de Qatar dicen que hay 33.208 habitaciones en hoteles y apartamentos.

Algo que Qatar promueve como su mayor ventaja — la Copa del Mundo más compacta en la historia, con ocho estadios en un radio de 30 millas (48 kilómetros) de Doha — pudiera ser la barrera para visitantes.

“Se vuelve un poco una Copa del Mundo distópica si el estadio pudiera estar en cualquier parte del mundo … en medio del desierto y entonces uno vuela allí y desde allí”, dijo Evain. “Ciertamente no es la experiencia que la mayoría de los hinchas desean”.

Pese a las presiones sobre la disponibilidad de habitaciones en Qatar, no habrá un sistema implementado para dividir equitativamente las habitaciones entre los espectadores de las naciones participantes ni prevenir que sean reservadas en masa para todo el torneo.

“No habrá sorteo”, le dijo a la AP el Comité Supremo. “Los visitantes podrán reservar en el portal de alojamientos por orden de llegada”. Restringiendo más la disponibilidad, Qatar no va a permitir reservaciones de una noche para que hinchas hagan viajes breves y dejen habitaciones desocupadas para otros. No se han revelado los precios.