Hay que entender en toda su amplitud una frase inequívoca, que es tan objetiva como tangible: el coronavirus ha cambiado el mundoPara todo y para todos, desde los estamentos más altos de la sociedad hasta los más pequeños (con diferencias notables, obviamente) y en todos los ámbitos vitales: laboral, deportivo, personal… Las rutinas se han visto modificadas, el ocio se ha reducido y existe de otra manera, e incluso la forma de vestir, con mascarilla incluida, se ha visto afectada por una pandemia mundial que, en la NBA, suspende partidos, aplaza temporadas, transforma calendarios y se ve obligada a impedir que haya público en las gradas. Y todo esto se ha resumido a la perfección en un partido en el que la locura se ha apoderado de todo.

La NBA anunciaba que Kevin Durant no iba a saltar a la pista ante los Raptors porque se encontraba cumpliendo los protocolos sanitarios, y Shams Charania y Adrian Wojnarowski (cómo no) aseguraban que el alero había estado en contacto con alguien que tenía problemas con una prueba no concluyente. La estrella tenía tres PCRs negativas, por lo que se le permitió ingresar con el partido ya iniciado, dando pie así a una situación insólita, ya que era la primera vez en su carrera NBA que Durant era suplente (866 partidos, todos ellos de titular, impresionante). Sin embargo, el contacto estrecho se convirtió en tal al dar positivo y la Liga informó al jugador de esto durante el tercer cuarto, obligándole a abandonar de nuevo el choque. Esto ha provocado la indignación del propio Durant, que mostraba su enfado en redes y pedía salir a pista: “Free me“, rezaba en inglés. “Dejadme libre“. Además de asegurar que los aficionados de la NBA no son tontos.

Es posible que la situación acabe en polémica, ya sea por permitir a Durant saltar a pista antes de saber el resultado de su contacto o por el férreo control que tienen sobre unos jugadores nada contentos con la situación actual, All Star incluido. La competición ha prohibido a Durant viajar a Philadelphia al próximo partido de los Nets, aunque sí podrá hacerlo el resto de su equipo. La situación fue absolutamente surrealista y la estrella estaba visiblemente enfadada. Dicho esto, el jugador pasó el coronavirus, pero la Liga no distingue para el rastreo a los que lo han pasado o no. En otras palabras, tengas las pruebas negativas que tengas, tienes que guardar cuarentena.