Los Yankees tienen récord de 51-18. Han anotado la mayor cantidad de carreras en el béisbol (igualados con los Mets, aunque han disputado menos partidos) y han permitido la menor cantidad. Sin importar cuáles hayan sido tus expectativas con el conjunto al comienzo de la temporada, las han superado con creces.

Están igualados con el tercer mejor comienzo en la historia del club tras los primeros 69 juegos de una campaña – junto a los Yankees de 1928, 1939 y 1998, que terminaron alzando la Serie Mundial. Aparten un momento la rica historia del equipo. Este es el noveno mejor comienzo a lo largo de 69 compromisos en la Liga Nacional o Americana. El resto de los conjuntos en la lista clasificaron a la postemporada y cuatro de ellos ganaron el Clásico de Otoño.

Dado que estamos más profundo en la temporada de lo que parece – cerca del 43% de los juegos de los Yankees ya se han disputado – realmente no es muy arriesgado preguntarnos algo que probablemente los aficionados de los Bombarderos tengan en mente.

¿Está al alcance el récord de 116 victorias, conseguido por los Marineros en el 2001 ¿Qué deben hacer para conseguirlo?

Bueno, claro. Todo es posible. Luego de la victoria del miércoles por 5-4 ante los Rays, tienen una proyección de 120 triunfos. También es verdad que una “proyección” no es la mejor manera de evaluar esto, porque no podemos asumir que todo lo que ha ocurrido volverá a pasar. Aquellos Marineros del 2001, por ejemplo, comenzaron 53-16 sus primero 69 encuentros, dos juegos mejor que estos Yankees, y no llegaron a 120 triunfos.

Es importante pensar en el significado de eso. Primero, los Yankees han contado con la salud de su lado hasta ahora, pese a algunos inconvenientes en el bullpen y un par de pasantías por la lista de lesionados de 10 días de Giancarlo Stanton y Josh Donaldson. ¿Podrán sostener eso, teniendo en cuenta que tienen la alineación de más edad en las Mayores?

Segundo, no está cantado que Aaron Judge, por muy bueno que haya estado hasta ahora, conecte 62 jonrones en el año. Probablemente Anthony Rizzo no termine con 45 vuelacercas. Pero esas son las proyecciones. No hay nada que indique que José Treviño terminará con un OPS+ de 137.

Claro, también puede verse del lado opuesto. Uno podría esperar más de lo que han hecho Aaron Hicks y Joey Gallo hasta ahora. Brian Cashman podría hacer alguna adquisición de peso en la fecha límite de cambios que no estamos teniendo en cuenta. Nuevamente, si siguen contando con una abrumadora ventaja en la división en septiembre, el cubano Néstor Cortés y Jameson Taillon podrían recibir algún tiempo de descanso.

Algo sí es cierto, los Yankees suman 51 triunfos en sus primeros 69 juegos. Esa cantidad no va para ningún lado.

Pero, ¿qué viene ahora?

¿Qué necesitan hacer para ganar 116… o más?

Con registro de 51-18 y un porcentaje de triunfos de .739, los Yankees tienen 93 juegos restantes. Para igualar la marca de los Marineros del 2001, necesitan tener 65-28 y .699 el resto del año. Para imponer un nuevo récord con 117 victorias, tienen que registrar 66-27 y .709 el resto del camino.

Para ser honesto, no suena imposible. Desde el 2000, un equipo ha tenido un período de 93 juegos con un porcentaje de triunfos de .700 en múltiples ocasiones. Los Dodgers del 2017 lo hicieron, igual que los Cardenales del 2004 y aquellos Marineros del 2001, los Atléticos en el 2001 y 2002. Los mismos Yankees lo lograron en 1998 y 1997. No es fácil, pero hay precedentes.