Piqué siempre rinde a tope

by Oct 10, 2022

EFE- Piqué ha sido titular en tres partidos de Liga en lo que llevamos de temporada. En Cádiz acompañado de Araujo, en Mallorca con Christensen de pareja y ante el Celta con Marcos Alonso de pareja eventual por las bajas y la decisión de Xavi de reservar de inicio a Eric García. Fue una defensa que comenzó el partido con tres laterales izquierdos, dos de ellos fuera de su posición natural. Balde de lateral derecho y el propio Marcos de central. Y su nivel ha sido bueno en los tres partidos, con el mérito extra de no haber jugado en casi un mes entre el partido del Nuevo Mirandilla ante el Cádiz y el de Son Moix ante el Mallorca.

Piqué tiene una salida magnífica de balón desde atrás, siempre la tuvo, mide de maravilla cuando salir al espacio si un rival le ataca en transición, lo vimos ayer sin ir más lejos, y es un baluarte en las dos áreas en el juego aéreo. Por ponerle un pero, sí da la sensación que aún le falta un punto físicamente y por eso es posible que el Barcelona defienda un poco más atrás con él. Pero compensa todas las demás virtudes, además del plus de experiencia que supone su inclusión en el once.

Estoy convencido que si recupera el 100% de su nivel físico, acorde a su edad, terminará siendo titular indiscutible esta temporada, pese a los fichajes y la decisión de Xavi en principio de considerarle el 5º central de la plantilla. Nunca pareció que fuera una decisión basada en aspectos puramente deportivos y sí más institucionales y de otra índole.

La temporada es larga y los Clásicos marcan mucho las tendencias para bien o para mal en el fútbol actual. Un fútbol que se detiene por desgracia mucho más en aspectos nimios e intrascendentes que en lo verdaderamente importante. El envoltorio lo cubre todo, pero el verde no engaña y hoy por hoy la experiencia y el fútbol que aún le queda a Piqué, parece suficiente para que su concurso sea al menos recomendable.

Cuando estén recuperados Koundé y Araujo, lo normal sería que si Piqué mantiene al menos el nivel mostrado en Milán o ante el Celta, la pareja de centrales la formasen Piqué y Araujo, con Koundé de lateral derecho, dada la carencia estructural del Barça en esa posición en la plantilla.

Lo que será difícil es que a Piqué se le juzgue solo por su rendimiento deportivo, aunque ahí él haya fallado pocas veces. Siempre le gustó estar en todos los charcos y en eso sí ha tenido responsabilidad. Cuando todo iba bien, le vino hasta bien ser así, pero ahora le perjudica muy claramente.