Pep Guardiola llegó a Manchester para hacer historia. Con una idea pausada y trabajada, el técnico de Santpedor trató de cambiar la filosofía de un club y ha acabada por casi cambiar la filosofía de una liga entera. El fútbol de toque y de posición reina ya en Inglaterra y el Manchester City reina en paralelo.

Tres títulos de la Premier League en cinco años como entrenador del City, tres en los últimos cuatro años. El palmarés del catalán es envidiable y tiene ya diez en la isla británica, lo que significa que media dos títulos por año en el banquillo del EtihadSon ya 31 en total en 12 temporadas como profesional, el tercero más laureado de la historia.

Manchester es celeste con Pep Guardiola. El City ha acabado con la hegemonía del United y se ha ganado el respeto del mundo del fútbol. Esta temporada ha ya levantado una Copa de la Liga y tiene en el horizonte el partido para jugarse el título más importante desde que es ‘Sky blue’, la Champions.

El City ha recuperado la corona tras haberla perdido a manos del Liverpool la temporada anterior. Guardiola y su equipo técnico ya pueden decir que han ganado la primera Premier entera sin público en los estadios, en una de las temporadas más atípicas de la historiaLesiones, rotaciones, positivos en coronavirus… Ni eso les detuvo.

El proyecto de Pep es de esos que ya casi no quedan en el fútbol moderno. Longevidad, confianza y plenas facultades de decisión. Año a año, partido a partido, y trofeo a trofeo, el exazulgrana da cada vez más razones para creer en él.

De menos a más

El City empezó la temporada de manera más que irregular, y algunos malos resultados consecutivos pusieron en duda la capacidad del equipo de poder sacar algo positivo al final de temporada.

La escalada ha sido encomiable, y la remontada, evidente, siendo campeón a falta de tres jornadas, y tras la derrota del United ante el Leicester, pero habiendo cosechado una racha de 21 victorias consecutivas durante la temporada, un récord en InglaterraEl City no pudo este fin de semana ante el Chelsea de Tuchel pero se prepara ya para un reto más grande. La ambición no para.

El colofón de este año y, en general, del proyecto de Pep, puede estar en Estambul. Le espera la final de la Champions, la deseada Liga de Campeones que tenía entre ceja y ceja Sheikh Mansour cuando pensó en Guardiola, y le está demostrando paso a paso que no se equivocó.