Disfrutamos de dos buenas peleas este fin de semana. Devin Haney sobrevivió a un golpe brutal al final del décimo episodio para vencer en las tarjetas a un Jorge Linares al que dominó en base a velocidad y superioridad técnica hasta que le empezó a fallar el cardio. Sufrió en los últimos episodios del combate. El campeón regular ligero CMB, mostró evolución en su boxeo, pero también desnudó carencias naturales que ante otros rivales, le pueden costar muy caro.

Nonito Donaire, por su parte, asombra al mundo con su vigencia. A sus 38 años, respeta su edad y cambia el vértigo por cautela, apostando todos sus boletos al poder y la explosividad breve, letal. Esa dinamita utilizada con sabiduría en momentos claves, le permitió lastimar tan temprano como el tercer asalto al francés, enviándolo a la lona dos veces, para rematar la destrucción en el cuarto asalto.