Pedri le da una sufrida victoria al Barça

by Oct 10, 2022

EFE- Un gol de Pedri González en el primer tiempo decantó el duelo de los azulgrana ante el Celta (1-0) para seguir al frente de la clasificación, en un partido en el que los gallegos tuvieron las mejores ocasiones en el segundo tiempo y merecieron mejor suerte.

Llegará líder el Barça al Bernabeu la próxima semana, pero con malas sensaciones. Firmó de largo el peor partido del curso frente a un Celta que tuvo ocasiones para llevarse la victoria, aunque entre Ter Stegen y el palo le impidieron sumar algo en el Camp Nou.

Y es que para el Barcelona, lo mejor fue el resultado. O le faltó frescura o llevaba el freno de mano puesto. El Barcelona no ofreció buenas sensaciones. Controló el juego en el primer tiempo y sufrió en el segundo.

Seguramente fue por la defensa de circunstancias, con hasta tres zurdos en cuatro posiciones, o porque la cabeza se había trasladado ya al inminente partido del miércoles ante el Inter de Milan, donde se lo juega todo.

Reservó Xavi Hernández a Eric García y puso de central a Marcos Alonso; decidió que era el momento para alinear a Raphinha por la derecha, en lugar de Dembélé, a Ferran por la izquierda y cambiar de lado a Gavi y Pedri.

Más allá del enorme trabajo de Gavi, de nuevo sublime en la recuperación, y de la clarividencia de Busquets, el Barcelona estuvo plano en el primer tiempo.

Raphinha ofreció voluntariedad, Ferran empezó bien, pero se ofuscó y en el primer episodio, Lewandoski ni siquiera apareció. El brasileño fue el primero que puso a prueba a Marchesín, con un remate lejano a los 11 minutos, bien resuelto por el meta céltico.

Avisó Ferran después de un gran pase de Busquets y el metrónomo azulgrana inició la jugada del 1-0. Descargó Lewandowski el centro de defensores, Gavi entró a la espalda de Aidoo, centró y Unai Núñez despejó mal. Allí estaba Pedri (min. 17) para empujar a la red, seguramente en uno de los goles más fáciles de su carrera.

El Celta, muy replegado, intentó salir con Aspas y a apoyándose en el gran juego de espaldas de Larsen, pero apenas sí inquietó la meta de Ter Stegen. Solo un servicio de Aspas, que reaparecía hoy, al que no llegó Cervi fue lo único que ofreció en ataque.