Panamá sorprendió a Estados Unidos en su propia casa

by Jun 28, 2024

AFP- Pasó de todo. Goles anulados, patadas descalificadoras, expulsiones. Fue un show, no se trató de un partido de fútbol simplemente. Y, al final, resultó una sorpresa mundial. Estados Unidos, el anfitrión, tenía la misión ante Panamá de atravesar el canal hacia los cuartos de final de la Copa América 2024 y ratificar la buena imagen que dejó en el debut. No lo consiguió. Panamá logró un triunfo memorable, un 2 a 1 en el Grupo C de la Copa América.

La selección de las barras y las estrellas afrontó el encuentro en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta, Georgia, ante una multitud, con música, color y alimentos de todo tipo, después de vencer por 2 a 0 a Bolivia este domingo, con un gol y una asistencia de su máxima figura, el extremo Christian Pulisic. El entrenador Gregg Berhalter, de todos modos, exigió serenidad. “El partido número dos es importante para nosotros. No estamos todavía enfocados en lo que sigue. Ellos tienen mucha consistencia. Tienen volantes centrales a los que les gusta controlar el juego y laterales a los que les gusta atacar”, advertía el técnico. Y tuvo razón.

El primer tiempo tuvo de todo. Abrió el marcador Weston McKennie, pero rápidamente la jugada fue anulada por el VAR, por una posición adelantada de un compañero. Al rato, fue expulsado Timothy Weah, el hijo de una leyenda, por una insólita trompada en la mitad de la cancha a Roderick Miller, que no fue advertida tampoco por Iván Arcides Barton Cisneros, el árbitro de El Salvador, pero llamó la tecnología y hubo cambio de decisión. Tarjeta roja.

¿Quién es Weah? Segundo hijo del liberiano George Weah, el único futbolista africano que ganó el Balón de Oro y que, además, fue presidente de su país. Timothy tiene incluso nacionalidad francesa, pero optó por representar mundialmente en el deporte a los Estados Unidos. Allí nació hace 24 años, exactamente en Nueva York.

El salvadoreño Ivan Barton expulsa a Tim Weah, que se fue antes de los 20 minutos por una agresión infantil
El salvadoreño Ivan Barton expulsa a Tim Weah, que se fue antes de los 20 minutos por una agresión infantil – Créditos: @EDUARDO MUNOZ

Criado entre Brooklyn, Fort Lauderdale y Queen’s, Weah Junior recibió una formación volcada en el fútbol y alejada de África. Es más, creció en las antípodas de los alarmantes problemas de Liberia, el país fundado por los negros liberados de la esclavitud en… Estados Unidos. Heredó el talento y el olfato goleador de la Pantera Negra que tuvo su etapa más brillante en Milan, donde jugó cinco temporadas y cumplía la primera de ellas al ser considerado el mejor de 1995.

Tim es neoyorquino porque sus padres se conocieron en esa ciudad estadounidense cuando George visitó la sucursal bancaria en la que trabajaba Clar Marie Duncan, quien sería su futura segunda esposa, que había emigrado de joven desde Jamaica. El hoy número 21 del seleccionado adquirió gran parte de sus conocimientos futbolísticos en la academia del New York Red Bulls antes de unirse, a los 17, a las inferiores del Paris Saint Germain. El joven integra el plantel de Juventus.

Más allá de su historial, perdió la razón. Se le fue la mano. Y Estados Unidos lo pagó muy caro. El partido siguió. Primero, un zurdazo espectacular de Folarin Balogun abrió el marcador y enseguida, Cesar Blackman selló el 1-1. El tramo final fue electrizante. Panamá olfateó la presa, Estados Unidos se aferró al resultado, primero y al contrataque, de vez en cuando. De pronto, un penal que el VAR rechazó. Con criterio, sin dudas. La tecnología está en el centro de la escena en la Copa América.

Y en el ida y vuelta caliente, la moneda de la fortuna cayó del lado de Panamá, con el disparo de José Fajardo Nelson, uno de los ingresados. A diez minutos del final, Adalberto Carrasquilla fue expulsado por una patada fuera de contexto sobre Pulisic, que cayó, se levantó y lo encaró. Estados Unidos insistió en los últimos suspiros, pero no tuvo puntería, entre infracciones de todos los colores. Eso sí: solo se agregaron cuatro minutos, un hecho insólito por todas las interrupciones.

Con una buena cuota de futbolistas en ligas de élite como el propio Pulisic (Milan), Giovanni Reyna (Nottingham Forest), Tyler Adams (Bournemouth), Weston McKennie (Juventus) o Chris Richards (Crystal Palace), Estados Unidos era favorito en este pulso frente a Panamá. Sin embargo, el pasado lo condenaba. El año pasado, la selección panameña eliminó a la estadounidense en las semifinales de la Copa Oro, al ganarle por 5-4 en la tanda de penales después de un empate 1-1, en un encuentro en el que las mayores estrellas del equipo norteamericano estuvieron ausentes. México alzó el trofeo de campeón.

Entrenado por Gregg Berhalter en una segunda etapa, los representantes del ‘soccer’ conquistaron en marzo pasado por tercera vez la Liga de Naciones de la Concacaf. Al margen de este golpazo, la meta va más allá de la Copa América, con la idea de sentar bases de cara al Mundial de 2026, que Estados Unidos albergará en conjunto con México y Canadá.

César Blackman celebra el triunfazo de Panamá
César Blackman celebra el triunfazo de Panamá – Créditos: @EDUARDO MUNOZ

Panamá lo hizo. Aunque acabó por ceder en el debut ante un Uruguay que la dominó con la presión alta y el avasallante ritmo de juego que caracteriza a los equipos de Bielsa, Panamá se mantuvo de pie hasta el cierre del partido, con un parcial de 1-0 a favor de la Celeste. En una ráfaga, sufrió otros dos goles. “Necesitamos total concentración en todas las jugadas”, pedía su entrenador, el hispano-danés Thomas Christiansen. “Tenemos un problema: quitarnos el miedo”, indicaba. Ahora sí: adiós a los fantasmas.