PAF, Mundial de Catar, día (1)

by Nov 20, 2022

Por Amor al Fútbol. Mundial de Catar 2022. Día (1). Hoy, fase de grupos. Grupo A: Catar vs Ecuador. ‘El fútbol es el único amor que nunca defrauda’ Deco. ‘¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales’ Eduardo Galeano, El fútbol a sol y sombra.

Han pasado 4371 días desde aquel 2 de diciembre del 2010, fecha en la que por medio de las manos manchadas de corrupción de Joseph Blatter se dio a conocer que este pequeño país del Golfo Pérsico había derrotado en una sospechosa elección a incuestionables potencias mundiales como Estados Unidos, Australia, Corea del Sur y Japón. Mal comienzo. Este fue el punto de partida para una investigación que determinó que los cataríes recurrieron al soborno para asegurarse los votos de la victoria. Semanas antes de la elección los petrodólares cataríes llegaron a los bolsillos de muchas federaciones, principalmente a las de CONMEBOL y CONCACAF, esta última a la que pertenece República Dominicana, que también participó en la alegre repartición de esos millones, todo con la complicidad del entonces todopoderoso Blatter, un suizo que heredó el poder de la FIFA en una asamblea también salpicada por la trampa, poniendo punto final al periodo gris de Joao Havelange, ideólogo de todo el aparato corruptil del máximo organismo del fútbol. El de Catar ha sido el Mundial más controversial, no solo por los mecanismos fraudulentos ejecutados para obtener la sede, también  por sus altas temperaturas de verano que obligaron a la FIFA a cambiar la fecha del Mundial,  por tratarse de un país sin tradición futbolera, ubicado en una zona geográfica que ha sido escenario de conflictos bélicos, señalado por la falta de libertades civiles en donde los derechos de la mujer y los homosexuales no existen, explotación laboral al punto de que cifras disímiles calculan entre cuatro mil y siete mil obreros extranjeros muertos durante el largo periodo de construcción de toda la impresionante infraestructura que hoy muestra el pequeño pero poderoso territorio que hace frontera con un vecino hostil y apático como lo es Arabia Saudita. El país más pequeño en organizar un Mundial (tres millones de habitantes, 80% extranjeros) pero el que más recursos ha invertido (200 mil millones de dólares) demostrando que no solo se debe aparentar ser nuevo rico, también hay que demostrarlo. Y es que Catar fue levantado sobre un territorio preñado de riquezas de fuentes energéticas que posee la tercera reserva mundial de gas y petróleo, todo bajo el control de una sola familia: los Al Thani, monarquía que tiene una fortuna que sobrepasa los 350 mil millones de dólares, dueños absolutos de todos los recursos que generan sus suelos. Catar ha construido estadios para todos los gustos. Procedimientos aparte, puras genialidades arquitectónicas.Ocho en total, algunos con marcado diseño árabe en donde participaron arquitectos de reconocimiento mundial como Zaha Hadid, Norman Foster y Fenwick Iribarren. Los recursos han fluido a pedir de boca durante los últimos once años y once meses, todo con tal de complacer a la familia real. Que sobre de todo, pero que nada falte, incluyendo posibles victorias del onceno local, hasta el punto que corrió la información no contrastada sobre un supuesto ofrecimiento de millones de dólares para algunos jugadores de la selección ecuatoriana para que dejaran ganar a la selección catarí en el partido que hoy abre oficialmente este mundial tan cuestionado. Lo que comienza mal termina mal. Un Mundial sin cervezas y con un montón de restricciones para los visitantes porque se trata de un país que sigue al pie de la letra los dichos de Mahoma que castigan severamente a los que intentan vulnerar la Sharia, esa ley islámica vigilante de los mandatos del Corán. Es lo que hay. Es muy probable que Catar 2022 sea el Mundial más aburrido y menos interesante para los dispuestos a gastarse una gran pasta con todo lo que significa trasladarse a un país remoto de cara estadía, pero la pasión por el fútbol puede más que todo eso. Como dijo Diego: La pelota no se mancha.

Al margen: El primer Mundial tras la muerte de Maradona. Se echará de menos la emotividad de los italianos al cantar su himno previo a los partidos, también su fútbol, que con Mancini había comenzado a ser más artístico y menos rústico. Jugadores como Haaland y Salah deberían ser prestados a otras selecciones. Injusto no verlos en Catar porque Noruega y Egipto no lograron clasificar. La lista de lesionados es larga pero los principales son: Kante, Pogba, Mané, Gayá, Lo Celso y Wijnaldum. A estos se les sumó en último momento Benzema, el actual Balón de Oro que se lesionó el cuádriceps del muslo izquierdo. Una pena, su fútbol es exquisito, un nueve que se asocia para generar ocasiones de gol y que disfruta del último pase. La incómoda verdad de Infantino:”Creo que por lo que hemos hecho los europeos en los últimos 3.000 años deberíamos pedir perdón en los próximos 3.000 años antes de empezar a dar lecciones de moral a la gente”. Europa, ese continente decadente que durante siglos invadió, conquistó, esclavizó y saqueó allá donde fue, es hoy solo un referente histórico y cultural que se ha convertido en un parque temático que cuenta con los escenarios en donde se muestra el mejor fútbol. (Fin) (RAUL BRETON)