Shohei Ohtani celebró su cumpleaños un día más tarde. Aunque el fenómeno pitcher/bateador cumplió 28 años el martes, estaba enfocado en el miércoles: la fecha en la cual le tocaba abrir por los Angelinos.

La falta de celebración desencadenó en una nueva satisfacción para Ohtani, quien permitió una carrera sucia en 7.0 innings con 10 ponches – retirando a 15 en fila en un punto – y a la vez empujando la carrera que puso arriba a los Angelinos en la victoria por 5-2 sobre Miami en el loanDepot park.

De acuerdo con ESPN Stats & Info, Ohtani es el primer jugador desde que las carreras empujadas se convirtieron en una estadística oficial en 1920 en hacer lo siguiente en un mismo juego: 10 ponches como pitcher, dos empujadas como bateador y una base robada.

“Es especial, es histórico, es algo élite”, comentó el catcher Max Stassi. “Es el muchacho que siempre está en el frente. Se ha establecido como uno de los mejores brazos del juego – todo el mundo sabe eso – y además también debes tenerle miedo en el plato el mismo día. Es una superestrella del pitcheo y una superestrella del bateo”.

Por otro lado, Ohtani también consiguió lo siguiente:

• Sus 111 ponches en 81 innings lanzados lo convierten en el primer pitcher de los Angelinos en ponchar a 110 bateadores en la primera mitad de una temporada en menos de 100 innings. Es el primero con 110 K en la primera parte desde Garret Richards en el 2014.

• Ohtani es el octavo lanzador desde que las carreras limpias son oficiales (1913) en conseguir 40 o más ponches y permitir cero rayitas limpias en un lapso de cuatro aperturas.

“¿No le pueden quedar muchos récords pendientes, verdad?”, dijo Ray Montgomery, quien está fungiendo como manager de los Angelinos durante la suspensión de Phil Nevin. “A ver, tiene la mayoría, si no es que ya tiene todos. Compite en todo. Y no descansa. Es que como que no puede saciar esa sed que tiene por lo que hace. Es bien divertido de ver”.

Peleando actualmente por ganarse el honor de abrir el Juego de Estrellas el 19 de julio, Ohtani vio terminar su racha de innings sin permitir carreras en 21.2 actos cuando los Marlins le pisaron el plato en el primer inning, pero ahora tiene 28.2 episodios sin recibir anotaciones limpias, pues la rayita de Miami fue sucia.

La victoria, que puso a los Angelinos con récord de 38-45 esta temporada, fue la quinta de Ohtani en sus últimas cinco aperturas, la primera vez que lo hace en su carrera. El último pitcher de los Angelinos en ganar cinco salidas seguidas fue Héctor Santiago en el 2016.

“Fue otra salida magnífica”, añadió Stassi. “Fue sencillamente increíble. Navegó por esos siete innings. Lanzó sliders, rectas de dedos separados, rectas de cuatro costuras, mezcló algunas curvas y listo, a descansar”.

En el plato, Ohtani se fue de 4-1 con dos carreras empujadas, un boleto y una carrera anotada. Con las bases llenas en el quinto, Ohtani bateó un sencillo de dos rayitas hacia la banda contraria para poner arriba 3-1 a los Angelinos.

El batazo terminó siendo decisivo para que Los Ángeles pusiese fin a una seguidilla de cuatro derrotas. Los Angelinos ya habían acabado con una cadena de 14 reveses durante una apertura de Ohtani a comienzos de junio. Esa salida (el 9 de junio) fue también la primera de la actual racha de cinco victorias de Ohtani.

“Algunas veces tengo que dar un paso atrás y pensar, ‘Vaya. Esto es especial. Esto es único’”, contó Stassi. “Y esto no va a pasar otra vez. Ese nivel no lo veremos otra vez”.

Ohtani también se robó la segunda base como parte de un doble robo con el dominicano Jonathan Villar en el séptimo, convirtiendo al japonés en el cuarto jugador de los Angelinos con múltiples campañas de 15 jonrones y 10 bases robadas antes del Juego de Estrellas.