IZQUIERDAZO. El futuro de Saúl Álvarez está en juego y una nueva derrota sería catastrófica para Canelo, pues además sería la segunda seguida en su carrera . Así lo aseguró Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, quien aseveró que el próximo 17 de septiembre la presión estará del lado del mexicano.

“Definitivamente el futuro del Canelo está en esta pelea”, dijo Sulaimán a los medios. “Una derrota después de perder con Bivol y ahora perder con Golovkin sería catastrófico”. Consideró que caer ante Golovkin y por el momento que vive Canelo afectaría su legado, pero el triunfo confirmaría lo que ha hecho Canelo en la última década. “(Perder sería catastrófico) para su día de hoy, para su legado”, comentó. “Por lo contrario, una victoria sólida, contundente, pues le da la razón de los 10 años pasados”.

La derrota con Dmitry Bivol y las críticas a Canelo por esa derrota harán que la presión sea más para el mexicano. Además, eso le quita presión a Golovkin, pues el que está en la mira de todos es el campeón indiscutido supermediano. “Canelo tiene todo que perder y todo que ganar”, consideró. “Para Golovkin es más cómodo porque él no es el que está en la mira”.

Por lo visto en las primeras dos conferencias, Sulaimán Saldívar cree que sí hay una rivalidad marcada y que las palabras del Canelo no son para vender más la pelea. “Canelo no juega, no hace ese tipo de estrategias, nunca lo ha hecho”, opinó el presidente del CMB. “Es un rencor verdadero el que se ha visto entre los dos”. Recordó que tras las primeras peleas hubo un momento en el que Golovkin fue agresivo, y que ahora sí hay una clara rivalidad. “Es una rivalidad natural que lleva muchos años”, comentó. “Después de la primera pelea que fue un empate creció esa rivalidad. Cuando se dio el tema del clembuterol Golovkin fue muy agresivo con Canelo, desde ese tiempo nunca lo ha dejado de ser”. Y aunque gran parte de su carrera Canelo ha sido muy tranquilo en ese sentido, de no calentar las peleas, dijo que ahora se ha mostrado diferente. “Hay un pique verdadero, real, que tienen unas ganas que pocas veces se ha visto”, concluyó. “Canelo normalmente es muy mesurado, igual Golovkin, ahora se ve que hay un pique tremendo entre los dos”.