No paran las criticas a Simmons

by Jun 22, 2021

Ben Simmons llegó a la NBA como el prototipo perfecto de jugador del futuro. Con un físico privilegiado con el que superar en velocidad y altura a la mayoría de sus defensores, una visión de juego extraordinaria y una capacidad defensiva que le permite defender en las cinco posiciones a cualquier rival, el australiano era una especie de nuevo Magic al que sólo le quedaba un aspecto por mejorar: el tiro. Pero eso se puede trabajar y mejorar a base de muchas repeticiones. O no.

Simmons lleva cuatro temporadas en la NBA (llegó en 2016, pero una lesión en el pie le impidió disputar su primera campaña) y sigue teniendo serias dificultades (55% en tiros de campo y 61% desde el tiro libre) cuando tiene que anotar en estático, sin la posibilidad de penetrar aprovechándose de su físico. Un lastre que ha pesado demasiado en su temporada y en la de unos Sixers que siguen esperando a ese base diferencial sobre el que construir el futuro de la franquicia y al que renovaron en 2019 por cinco temporadas y un montante de 177 millones de dólares. Casi nada.

De momento Simmons no ha llegado a ese nivel. Y algunos como su propio entrenador empiezan a dudar que en algún momento lo haga. El australiano ha quedado señalado como el gran responsable de la eliminación de los Sixers tras firmar el peor porcentaje de tiros libres de la historia de los playoffs con un 34,2%. Una asignatura que por 30 millones al año debería estar más que superada.

Al base de los Sixers también se le ha achacado su escaso protagonismo en los momentos decisivos de los partidos como demuestra que no ha lanzado un solo tiro de campo en los últimos cuartos de los últimos cuatro partidos de la serie. Siendo el segundo espada de tu equipo (y para algunos el primero) es otro dato que debería dar qué pensar a la franquicia de Philadelphia, que durante los años de ‘El Proceso’ demostró que sabía cómo perder y al que todavía le quedan lecciones para aprender cómo ganar.