Rafa Nadal volvió a la hierba de Wimbledon este martes con una trabajada victoria ante el Francisco Cerúndolo. El argentino de 23 años dio la cara pese a perder los dos primeros sets y a punto estuvo de llevar el partido hasta los cinco, pero al final sucumbió en cuatro (6-4, 6-3, 3-6 y 6-4).

“Todo el crédito para Francisco, empezó a jugar fenomenal y yo llevaba tres años sin hacerlo sobre hierba”, aseguró el balear al término del choque en un guiño a su rival. “Es una superficie en la que no se juega muy a menudo, en mi caso sobre todo, por diferentes razones. Cada día es un test, y el de hoy es importante. La victoria es lo mejor, porque me permite entrenarme mañana y jugar en un par de días otra vez”, celebró a continuación.

Después, Rafa recordó los años en los que su físico toleraba un rodaje mejor antes del Grand Slam británico“Es obvio que cuando juegas bien en Roland Garros, no hay tiempo entre medias. Recuerdo aquellos viejos y bonitos días en los que ganaba en París y luego me entrenaba a los pocos días en Queen’s, pero ahora mi cuerpo no me permite hacerlo”. “Tenía que hacer algo con el pie, pero lo importante es estar aquí”, concluyó optimista el ganador de 22 grandes.