Michael Jordan, el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos para la mayoría de mortales, cumple hoy 58 años en plena forma. Aunque ya no vuela como en sus años de jugador, la leyenda de la NBA mantiene más vivo que nunca su legado como icono global después de un año de pandemia en el que también ha dejado huella.

El estreno de ‘The Last Dance’, el documental que repasa su último año con los Chicago Bulls, con el mundo paralizado por el coronavirus convirtió ese último baile del Jordan triunfador en un evento de actualidad con dos décadas de posterioridad.

El movimiento ‘Black Lives Matter’ también sacó la cara más reivindicativa de Jordan, una cara que muchos han echado en falta a lo largo de su larga trayectoria como icono deportivo. El jugador donó en el último año más de 100 millones de dólares para luchar contra la desigualdad racial en Estados Unidos.

La marca Jordan sigue siendo, a día de hoy, la que más ingresos registra entre los deportistas profesionales de largo. A pesar de haber ganado tan solo 100 millones de dólares como deportista, el imperio de ‘Air’ se elevó por sus acuerdos publicitarios y la explotación de su imagen en colaboración con Nike.