La grandeza de Leo Messi no tiene límites y este domingo volvió a quedar claro en el Benito Villamarín. Menos de dos minutos le bastaron al argentino para convertir en gol una de sus primeras participaciones en el partido e iniciar así la remontada del Barça ante el Betis. El ’10’ azulgrana, que igual que en el partido de Copa en Vallecas vio portería entrando desde el banquillo, tiene ya a tiro un surrealista récord: convertirse en el mejor suplente de la historia de la Liga.

A día de hoy, según informó la cuenta de Twitter MisterChip, solo Julio Salinas ha anotado más goles que Messi en el campeonato doméstico entrando de refresco. El exjugador vio portería un total de 28 veces en dicha situación, mientras que Leo ya acumula 27, unos registros más que espectaculares teniendo en cuenta las pocas veces que el crack arranca en el banquillo.

Con su tanto ante el Betis, Messi igualó a Óscar de Paula en dicho ránking. El top-5 lo completan Walter Pandiani, con 26 goles, y Manu Sarabia, con 22.

Así pues, Leo Messi está a un solo gol de igualar a Julio Salinas y a dos de convertirse en el mejor suplente de toda la historia de la Liga a nivel realizador, un récord que podría caer esta misma temporada ya que es probable que Koeman haga descansar en algún otro partido al rosarino.

Cuando parece que ya no quedan récords por romper, a Messi siempre le aparecen nuevas ocasiones de seguir ampliando su reinado.