Los Medias Rojas le pedirán a Chris Sale, quien ha sido todo un as para Boston, que los salve. Tal vez por el resto de la temporada.

Sale, quien hará el sábado su primera apertura en dos años, no podrá enderezar la nave solo. No puede arreglar la manera en la que los pitchers de Boston vienen lanzado desde la pausa del Juego de Estrellas. Ahora, pareciera más probable que los Medias Rojas terminen en el cuarto lugar que en la cima de la división, donde estuvieron durante buena parte de la campaña.

Pero cualquier oportunidad que los Patirrojos tengan para demostrar que lo que lograron por más de tres meses no fue casualidad comienza con el regreso de Sale a las Mayores el sábado.

Nadie sabe si volverá a ser la máquina de ponches que fue cuando llegó a Boston, abanicando a 308 en 214.1 entradas en el 2017, luego 237 en 158 episodios con una efectividad de 2.11 en el 2018. Todos los seguidores de Boston saben cuánto necesitan que Sale regrese a ese nivel, que luzca como el lanzador que ponchó a los tres que enfrentó en la novena entrada del Juego 5 de la Serie Mundial del 2018 ante los Dodgers, sellando el campeonato con estilo ante Manny Machado.

No estará lanzando una apertura de rehabilitación en Portland, Maine o con los WooSox de Worcester. Está de vuelta al Fenway Park. Ahora sí, llegó el momento de la verdad.

“Siento que con lo que hice hoy, podría haberlo hecho en un juego de Grandes Ligas”, confesó Sale tras su última apertura con los WooSox el fin de semana pasado. “Puedo decir que me he sentido normal en mis últimas dos salidas”.

Aun cuando Sale no estaba “normal”, cuando claramente no estaba a su nivel y no contaba con la velocidad acostumbrada antes de ser apartado en el verano del 2019, seguía luciendo en la lomita. Ponchó a 17 Rockies en siete entradas en mayo. Abanicó a 10 Orioles en junio de ese año.

Pero su velocidad estaba disminuyendo. Claramente no era el mismo lanzador que tiraba a 100 mph cuando quería. Finalmente se sometió a la cirugía Tommy John. Estuvo fuera toda la temporada pasada. Ahora está de vuelta para los Medias Rojas del 2021. Mejor tarde que nunca. Pero los seguidores de los Medias Rojas esperan que no sea demasiado tarde ya.

La mayoría de los aficionados del equipo conocen los números de sus abridores y la presión que tienen el bullpen, que se ha derrumbado últimamente. La efectividad de la rotación en el último mes es superior a las cinco carreras por juego. Ese ese período, sólo cinco otros equipos han estado peor. Los abridores no han podido promediar más de cinco tramos por juego. El venezolano Martín Pérez está ahora el bullpen. Igual Garrett Richards. La mejor efectividad actualmente la tiene Nathan Eovaldi con 3.92. Nick Pivetta tiene 4.34 y el venezolano Eduardo Rodríguez 5.24.

“Hay ayuda en camino”, dijo el campocorto Xander Bogaerts recientemente, refiriéndose no sólo a Chris Sale, sino también a Kyle Schwarber, quien debutó el viernes con los Medias Rojas, tras ser adquirido en la fecha límite de cambios.

Los Medias Rojas no esperan que Sale brille en cada inning desde su debut. Claro, necesitarán mucho más que un estelar lanzador para salvarlos y aliviar toda la presión que le ha puesto la rotación al bullpen. Incluso el otro día, cuando los Medias Rojas estaba arriba 20-1 en la novena entrada ante los Rays, Phillips Valdez permitió un grand slam y siete carreras en total. El jueves, con la promesa Tanner Houck habiendo tenido una sólida apertura, un juego 1-1 resultó en una derrota 8-1 ante Tampa Bay, que ha superado con creces en la tabla de posiciones a Boston en las últimas semanas.

Pero Chris Sale está de regreso y los Medias Rojas están disputando una serie ante los Orioles, antes de ir a Nueva York para enfrentar a los Yankees tres veces en dos días. Luego, se medirán a los Rangers y Mellizos. Eovaldi es el líder del equipo con 10 victorias. Ahora Chris Sale está llamado a retomar su puesto de as en la rotación.

“Obviamente, los equipos van a hacer movimientos en las próximas semanas en búsqueda de mejorar”, comentó el manager puertorriqueño Alex Cora antes de la fecha límite de cambios. “Una cosa es segura, nadie puede obtener a Chris Sale vía cambio. Nosotros podemos añadir a Chris Sale a nuestra ecuación y estamos muy emocionados al respecto”.

Aunque adquirieron a Schwarber, los Medias Rojas no hicieron movimientos de impacto en la fecha límite de cambios. Los Rays, Yankees y Azulejos hicieron cambios de peso. El ritmo cambio para los Medias Rojas. Sale no puede hacerlo todo. Puede aportar algo. Abrir un juego y tal vez ayudar a salvar una temporada.