En el mundo del fútbol, Kylian Mbappé se sitúa en el centro del escenario en estos momentos. Sobre todo con el mercado de fichajes vislumbrando su semana final y el rechazo a la última oferta de renovación añadiendo picante al culebrón. El Real Madrid permanece sentado en primera fila y de su voluntad por entrar en escena, con una propuesta que convenza definitivamente al PSG, depende el color de la camiseta del de Bondy a partir del 1 de septiembre.

Así, en pleno huracán, la revista Esquire ha publicado una extensa entrevista con Kylian, en la cual analiza toda su carrera desde un prisma calmado y personal, así como un sinfín de temás que van desde su relación con Neymar, la eterna comparación con Messi y Ronaldo y la entrega del testigo por el trono planetario, la concepción que tiene de sí mismo o de la liga francesa y del fútbol. También es claro que en su futuro lo quiere “ganar todo”.

Mbappé, alma de entrenador: “Desde muy joven siempre estaba en los vestuarios, escuchando las charlas tácticas y los diferentes puntos de vista, porque el fútbol se compone de diferentes puntos de vista. Aprendí a tener esa tolerancia, y creo que me ayudó, porque ser entrenador es ponerse en el lugar de otro. Creo que tengo el don de hacerlo. En el fútbol ayuda, porque si eres jugador generalmente piensas solo en ti mismo, en tu propia carrera. Pero yo puedo ver, por ejemplo, cuando algo en un partido está frustrando a un compañero. Y puedo tranquilizarlo”.

Ambiciones profesionales del futuro: (Sonríe inocentemente) “Ganarlo todo”.

Su visión del fútbol: “Un equipo de fútbol no es un grupo de amigos. Igual que un panadero no se lleva bien con todos los panaderos. No tienes que cenar con tus compañeros todas las noches para ganar”.

Encuentro con Neymar tras ganar el Mundial: “No voy a pisar tu jardín. Seré candidato al Balón de Oro este año porque tú no lo serás, pero te prometo que no quiero ocupar tu lugar”.

El partido contra el Barça en el Camp Nou: “Fue el mejor partido de mi carrera, porque fue completo. Ayudé a mi equipo tanto en ataque como en defensa, y acerté en la creación y la finalización de mis jugadas, en el uno contra uno. Gané el 90% de mis duelos, si la estadística es correcta. En todo el partido, no tuve un momento en el que me sintiera apagado”.

La Ligue 1: “Francia no es el mejor campeonato del mundo, pero siempre he sentido la responsabilidad, como jugador emblemático, de ayudar a que la liga crezca”.

Orgullo: “Pocos cambian de posición como yo. Antes había un número nueve, o un número siete. He jugado en la delantera, en la izquierda y en la derecha. Con toda la humildad, no creo que todo el mundo sea capaz de cambiar de posición así cada año y mantener un gran rendimiento al más alto nivel. Eso no cayó del cielo”.

Estreno con la Selección: “Los grandes jugadores no quieren que les quites su sitio. Eso es lo que les hace grandes jugadores. Y sobre todo no quieren darte su lugar si llegas con la etiqueta de ‘futuro gran jugador”.

¿Es Mbappé una estrella?: “Yo creo que sí. Si tu cara está en todas partes en la ciudad, en todas partes en el mundo, eso es seguro. Ser una estrella es un estatus, pero no me hace mejor persona que los demás”.

Diferencia con Neymar: “En Brasil son más festivos, en Francia más serios. Aquí no se considera bueno mostrar tus pasiones. La gente pensará que descuida el PSG porque juega al póquer. Creo que ha empezado a entenderlo. Al principio fue difícil para él, porque lo vivió como una afrenta. Cuando llegó, pusieron su cara en la Torre Eiffel, y seis meses después le preguntan por qué juega al póquer. En Francia, la gente sabe lo que tienes , pero no necesita verlo. Solo quieren verte jugando al fútbol, sonriendo”.

Comparación con Messi y Ronaldo: “Todo el mundo lo sabe. Si te dices a ti mismo que lo harás mejor que ellos, va más allá del ego o la determinación: es falta de conciencia. Esos jugadores son incomparables. Han roto todas las leyes de la estadística. Han tenido diez, quince años extraordinarios. Siempre te comparas con los mejores de tu deporte. (…) Creo que otros jugadores también me observan. Creo que eso empuja a los futbolistas a elevar su juego, igual que Messi fue bueno para Ronaldo y Ronaldo fue bueno para Messi”.

Comparación con Haaland: “Es su segundo año, lo estamos conociendo. Es el comienzo para él. Me alegro por él, por lo que está haciendo”.

Los rivales: “Hay bastantes planes anti-Kylian cada partido. Significa que me han reconocido como un gran jugador. Te exige tener varias cuerdas en el arco. Y eso me gusta, porque adoro los retos”.