En 400 y ahora en 200. Marileidy se atreve con la segunda prueba reina del atletismo con buenas sensaciones. Los 200 y los 400 se parecen. Ambas inician en curvas en donde la colocación del pie izquierdo juega un papel técnico fundamental en la aceleración y el equilibrio. Además, son pruebas anaeróbicas en las que los músculos tienen que responder con una menor capacidad de absorción de oxígeno ya que son esfuerzos realizados en tiempos relativamente cortos. Suele ser fácil la adaptación a los 200 metros de un especialista de los 400, siempre y cuando este cuente con la musculatura ideal para dicha competencia. Usain Bolt inició como corredor de los 400 y luego se convirtió en el velocista más laureado de todos los tiempos. Contrario a los 400, en donde la intensidad es menos elevada pero el esfuerzo es más prolongado ya que tiene una fase de desaceleración más larga, en los 200, al igual que en los 100, la salida asume un protagonismo importante, y visto lo que ha sucedido hoy en el Meeting de Savona, Marileidy cuenta con buenos instintos al momento de responder al disparo de salida. No está mal la marca de 22.59 cuando aún le faltan detalles técnicos por ajustar. La estructura física de Marileidy se adapta muy bien a estas especialidades, pero dudo que invada los 100 metros. Ahí se necesitan más músculos