Hasta que Conor McGregor perdió contra Dustin Poirier, tanto el irlandés como el boxeador filipino Manny Pacquiao se las prometían muy felices. Ambos tenían un acuerdo para enfrentarse en un combate de boxeo, que les reportaría una buena suma de dinero.

Ahora resulta que Audie Attar, mánager de ‘The Notorious’, que además es quien dirige Paradigm Sports, la empresa con la que Manny había firmado un acuerdo para el combate contra McGregor -y según ellos, otra más-, ha acusado a Pac-Man de violar su contrato, al haber aceptado una pelea contra Errol Spence Jr. en Las Vegas en agosto.

Según la demanda de Attar, pagaron un anticipo a Pacquiao de 3,3 millones de dólares, y estaban negociando un combate contra Mikey García para el campeón de ocho divisiones, hasta que éste anunció su duelo con Spence, el cual tienen el propósito de impedir. Se desconoce en cualquier caso, si el boxeador cobró dicha cantidad como parte de una pelea con McGregor que no se celebró, o si forma parte, según dice Paradigm, de un acuerdo de dos peleas.

El abogado de Paradigm, ha declarado: “Además de los millones de dólares en pérdidas económicas directas que Paradigm puede sufrir, el daño a nuestra reputación resultante de las infracciones de Pacquiao es incalculable”.

Pac-Man ya ha respondido: “Si esta frívola demanda continúa, se demostrará que tengo razón en la corte”. Sus abogados ya se han pronunciado también.