Previa de la temporada NBA 2021-22 sobre Golden State Warriors. Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Golden State Warriors

La plantilla

  • Movimientos en el mercado: Incorporaciones de Andre Iguodala, Otto Porter Jr. y Nemanja Bjelica (aquí todos los movimientos).
  • Backcourt: Stephen Curry, Mychal Mulder (no garantizado), Gary Payton II (no garantizado), Chris Chiozza (two-way), Klay Thompson, Moses Moody, Jordan Poole, Damion Lee.
  • Frontcourt: Andrew Wiggins, Juan Toscano-Anderson, Andre Iguodala, Otto Porter Jr., Draymond Green, Jonathan Kuminga, Nemanja Bjelica, Kevon Looney, James Wiseman,

Así encaran la temporada

Segundo intento de los Warriors de regresar a la zona noble del Oeste. Tras el año sabático de la 19-20 y la mejoría de la temporada pasada, Golden State aspira en esta ocasión a volver a ser uno de los equipos a tener en cuenta en su conferencia, y desde luego tienen los recursos para ellos. Ya hace unos meses rozaron los playoffs, en los que habrían sido sin duda peligrosos para cualquiera, y todo apunta a que en esta ocasión son un mejor equipo de lo que eran entonces, eso sí, con ciertas dudas en determinados aspectos.

De quien no se duda, sin embargo, es de Stephen Curry, que viene de un curso en el que demostró que sigue teniendo baloncesto, triples y magia que repartir a raudales. El base, que batió el récord de triples por partido en una temporada (5,3), fue el gran artífice de que los de Steve Kerr terminasen la liga regular con el octavo mejor récord del Oeste, y de hecho rascó algún voto para el MVP tras un cierre de campeonato de un nivel estratosférico. Quedó claro entonces que, con Steph al 100%, estos Warriors son un equipo competitivo, pero son las piezas a su alrededor las que pueden terminar de dar el impulso necesario para que no dé la sensación de que juega solo.

En ese sentido, Draymond Green demostró una vez ser un perfecto escudero, no en lo numérico pero sí en mil aspectos del juego que trascienden las estadísticas básicas. Es otro de los seguros de vida de los de San Francisco, especialmente en defensa, un aspecto en el que brillaron el año pasado (5º mejor defensive rating) y en el que necesitan mantener el nivel este año si quieren mirar cara a cara a los grandes de su conferencia.

Luego, sin embargo, las dudas comienza, y la primera es inevitablemente Klay Thompson. Pese a que las sensaciones con respecto a su estado son buenas, es inevitable albergar una cierta cautela sobre un jugador que lleva dos años y medio sin disputar un partido. ¿A qué nivel volverá? ¿Cuánto aportará? ¿Cuánto tardará en volver a coger ritmo de competición?

Parece obvio que, con Klay a su mejor versión (o una cercana a su 100%) estos Warriors tienen mimbres para volver a apuntar alto. Y lo cierto es que en los últimos años ya hay varios precedentes de jugadores que vuelven de lesiones muy complicadas luciendo totalmente recuperados y dando la sensación de que nunca hubo ningún problema. Hay, por tanto, motivos para ser optimistas al respecto, aunque parece que habrá que esperar hasta Navidad para tener indicios reales de todo esto.

Otro del que es complicado vaticinar nada ahora mismo es Andrew Wiggins, aunque en su caso por motivos bastante diferentes. Tras ser una de las buenas noticias de la pasada campaña, confirmándose como un jugador sólido y eficiente en un rol más discreto que el que tenía en Minnesota, en esta ocasión su negativa a vacunarse podría costarle perderse los partidos de los suyos en el Oracle Arena, desde los 41 de la temporada regular hasta los de unos hipotéticos playoffs. Y esto, indiscutiblemente, lastraría a los Warriors de forma notable.

Con todo, no es precisamente en la posición de alero donde más justos van en Golden State, donde parecen dar continuidad a la tendencia de los últimos años de contar con muchos jugadores versátiles en dicha posición que les permitan apostar por quintetos pequeños. La llegada de hombres como Otto Porter Jr., Andre Iguodala o el rookie Jonathan Kuminga les permite tener parches de sobra para ese hueco, y aporta muchas variantes a Kerr de cara a probar distintos sistemas. Sin la aplastante cantidad de talento de épocas anteriores, sin duda seguirán siendo un equipo con alternativas.

Y por último, los más jóvenes, entre los que destacan el propio Kuminga y James Wiseman, de quienes la franquicia espera que se vayan desarrollando en un entorno competitivo. El pívot viene de una primera temporada complicada, con diversos parones por culpa de las lesiones, en la que apuntó maneras pero dejó evidencias de que aún le queda mucho trabajo por delante; mientras que el alero ha ilusionado a la franquicia pero tendrá una difícil papeleta peleando por minutos en su año rookie. Ambos tienen potencial para ser determinantes en el devenir del equipo, pero su trabajo no será nada sencillo para dos jugadores de tan corta experiencia.

En vista de todo lo comentado, cabe esperar que estos Warriors sean un equipo que vaya de menos a más con el paso de la temporada. A medida que Klay vaya recuperando sensaciones y ritmo de competición, que Wiseman y Kuminga sigan curtiéndose y adaptándose a lo que el equipo requiera de ellos, e incluso que lleguen posibles incorporaciones, los de San Francisco deberían ir mejorando y ser un plantel peligroso cuando lleguen los meses importantes. ¿Para cuánto les dará esto? Será interesantísimo comprobarlo.

El jugador a seguir

Aunque falta más tiempo para verle jugar que a sus compañeros, muchísimos ojos están ya puestos en Klay Thompson. No solo hay unas ganas enormes de volver a verle jugar, sino que el escolta puede ser sin duda una de las claves de la temporada de los suyos, pues es una de las mayores incógnitas y a su vez quien puede dar un mayor salto de calidad al equipo con respecto a lo que fueron el año pasado. ¿Volveremos a tener a los Splash Brothers juntos al 100%? Si es así, estos Warriors no serán solo un equipo divertidísimo de ver, sino temible de enfrentar.

Previa NBA 2021-22 Golden State Warriors, pronóstico