PORT CHARLOTTE, Florida – Mientras los Rays finalizaban su primer entrenamiento con el equipo completo esta semana, el cubano Randy Arozarena caminaba a pasos largos por la línea de foul en el jardín derecho en el Campo 4 del Charlotte Sports Park, sosteniendo el bate y el guante con su mano izquierda. Caminando junto a la sensación de Tampa Bay de la postemporada pasada estaba el cotizado prospecto dominicano Wander Franco, con un bate en su mano izquierda y una mascarilla con el logo de los Rays cubriendo su rostro de la nariz hacia abajo.

Se trató de una imagen de la singular posición que tiene el equipo esta primavera, regresando después de haber participado en una Serie Mundial liderada por una faena ofensiva de Arozarena mientras poseen la mejor finca de todo el béisbol encabezada por el mejor prospecto de la Gran Carpa. Y fue un recordatorio de la mayor fortaleza de la organización, de la cual el gerente general Erik Neander hizo énfasis mientras aparecía en el dugout de casa en el complejo primaveral de los Rays por cerca de dos horas después de que Arozarena y Franco salieron del terreno juntos.

“Tenemos el talento y tenemos la profundidad”, exclamó Neander. “Eso es lo que necesitas para ganar muchos juegos”.

Y, además, los Rays tienen la motivación de ganar dos partidos más que el año pasado.