Los Lakers buscan refuerzos. El equipo angelino necesita apretar en un mercado al que le faltan apenas dos semanas para hacerse con jugadores que fortifiquen la posición de alero y busque ampliar la rotación interior. Es ahí precisamente, en ese último lugar, en el que brilla por su ausencia un Anthony Davis lesionado y, de momento, sin fecha de retorno. La llegada de Marc Gasol a inicios de temporada daba buenos presagios a la franquicia, que salió como una de las ganadoras del mercado, pero la adaptación del pívot español no ha terminado de ser como imaginaban en Los Angeles. Sam Amick, periodista de The Athleticha informado de que la entidad esperaba más del center, que está promediando apenas 4.8 puntos, 4.1 rebotes y 2.0 asistencias en 20.1 minutos de juego y no está siendo tan resolutivo como se esperaba ni tan importante desde su posición de veterano.

Sin Anthony Davis y con la producción de Marc Gasol bajo mínimos, los Lakers buscan aumentar su rotación interior y en las últimas fechas han sonado para ello Andre Drumond o JaVale McGee, campeón con los angelinos hace una temporada. Amick ha señalado para esto a LaMarcus Aldrige, cuya desvinculación con los Spurs es cuestión de horas después de que los texanos hayan informado una separación amistosa de caminos con su ala-pívot. Desde el punto de vista romántico, Amick ha dicho que lo ideal es un retorno de Aldrige a Portland, donde jugó sus nueve primeras temporadas como profesional y se convirtió en una estrella. Pero, a la vez, señala que los Lakers podrían intentar el movimiento, bien con un fichaje… o utilizando a Marc Gasol en un hipotético traspaso.

Eso sí, la posibilidad es remota. San Antonio buscará un traspaso y no un buyout para que el ala-pívot salga y poder sacar algo por él, por lo que sería muy difícil que recalara en los Lakers, que tienen poco espacio salarial para asumir un contrato como el de Aldrige (24 millones de dólares esta temporada) y pocas piezas para intercambiar. Desde el punto de vista económico, la operación solo se podría llevar a cabo con el buyout, por lo que no haría falta que Marc saliera. Y todo esto obviando que Aldrige va camino de los 36 años, está en su 15ª temporada en la NBA, promedia los peores números desde su año rookie y no defiende prácticamente nada, algo inestimable para los Lakers de Frank Vogel. Es decir, el rumor existe y Marc podría estar dentro de los transferibles, sea dentro o fuera de un hipotético intercambio con Aldrige. El resto, ya lo veremos.