Los jugadores de la Liga Premier deberán someterse a pruebas diarias de diagnóstico de coronavirus como parte de las medidas de emergencia aprobadas el martes ante el empeoramiento de la pandemia en Inglaterra.

Dos partidos de la liga inglesa fueron postergados en los últimos tres días debido a brotes en clubes.

La liga informó el lunes que los casos de COVID-19 se incrementaron un 350% y alcanzaron un récord de 42 infecciones en una semana tras realizarse 3.805 pruebas de jugadores y personal de 20 clubes.

Gran Bretaña afronta un agravamiento de la situación sanitaria causada por la nueva variante ómicron. Las autoridades sanitarias dicen que la variante es responsable de casi 200.000 casos diarios y que los contagios se han duplicado cada dos o tres días.

Los futbolistas tendrán que esperar en sus automóviles para esperar cada día los resultados de las pruebas rápidas de anticuerpos en las instalaciones de los clubes. También serán sometidos a pruebas PCR dos veces a la semana. Todos los jugadores y entrenadores deberán ponerse mascarillas.

El repunte de los casos de coronavirus provocó la postergación de los partidos Brighton-Tottenham el domingo y el Brentford-Manchester United el martes.

La Premier ha logrado evitar una paralización absoluta de una temporada desde los 100 días sin actividad cuando la pandemia se desató en marzo de 2020.