Los Bills de Buffalo volvieron a dar toda una exhibición de poder ofensivo ante los Dolphins de Miami a los que destrozaron este domingo por 0-35 en la segunda semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

El mariscal de campo Josh Allen lanzó dos pases de touchdown, Zach Moss corrió para dos anotaciones y los Bills no tuvieron rival en los Dolphins después que también perdieron al pasador estelar Tua Tagovailoa, que tuvo que retirarse del partido con una lesión temprana que sufrió en las costillas.

Devin Singletary corrió para 82 yardas y otro touchdown que dieron todavía mayor poder ofensivo a los Bills.

El equipo de Buffalo ha ganado seis partidos consecutivos en la serie, con un promedio de 20 puntos por encuentro.

Esta es solo la segunda vez que los Bills ganan seis en fila contra los Dolphins.

La última vez que los equipos se enfrentaron fue en Buffalo para finalizar la temporada pasada, un duelo que acabó con marcador final de 56-26 a favor de los Bills.

Esto, de alguna manera, fue peor para Miami. Fue la segunda peor derrota por blanqueada de los Dolphins en casa, superada solo por una derrota por 0-43 ante Nueva Inglaterra en 2019.

Tagovailoa duró solo dos series, eliminado del partido en una jugada fallida de cuarta oportunidad cerca del medio campo donde A.J. Epenesa superó al tackle derecho de los Dolphins, Jesse Davis, y estaba a toda velocidad cuando se lanzó hacia el mariscal de campo de Miami.

Tagovailoa necesitó un par de intentos solo para llegar a la banda, fue llevado al vestuario poco después y no regresó.

El mariscal de campo reserva de los Dolphins, Jacoby Brissett, se hizo cargo, completando 24 de 40 pases para 169 yardas. Allen completó 17 de 33 pases para 179 yardas como líder de la ofensiva de los Bills.

Tagovailoa fue capturado dos veces en una posesión inicial de tres y fuera, preparando un despeje y Buffalo asumiendo el control con un campo corto. Singletary anotó en una carrera de 46 yardas, la segunda puntuación más larga de su carrera, en la segunda jugada de Buffalo desde la línea de golpeo.