Los Philadelphia 76ers han mantenido el status quo de una plantilla que cayó con estrépito en la segunda ronda de los playoffs 2021 contra los Atlanta Hawks. Con el Draft y el grueso de la agencia libre en el retrovisor, los Sixers pasan al ataque en el mercado de traspasos.

Según The Athletic, el objetivo principal de la franquicia seria fichar a Damian Lillard, incluso por encima de la salida de Ben Simmons. Evidentemente, colocar a su All Star en la operación facilitaría mucho las cosas, aunque el interés de los Portland Trail Blazers es completamente opuesto.

Los Blazers quieren retener a su estrella y no quieren a cambio a Ben Simmons, que ha cortado todas las comunicaciones con su actual franquicia según una información de KRON4 News, un medio local.

El precio que piden los Sixers por Simmons no es poca cosa: cuatro primeras rondas del Draft y un jugador de calibre All Star.

Hace poco, Marc Stein, periodista de The New York Times, informó que ni Lillard ni Portland han estado centrados en un posible acuerdo para su salida del equipo. El motivo principal era que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 estaban de por medio.

La decisión de los Blazers es si seguir apostando por un proyecto con Lillard a la cabeza o si renovar al completo la plantilla. Su primer gran cambio, poniendo a Chauncey Billups en el banquillo, no gustó demasiado a la estrella de Oregón.