EFE- Robert Lewandowski ha tardado muy poco en adaptarse a su nuevo equipo, el Barcelona, y después de tres jornadas de LaLiga Santander ya suma cuatro goles tras los dos que le hizo este domingo al Valladolid (4-0) en el Spotify Camp Nou, en un encuentro en el que también mandó dos remates al palo y fue una brújula constante en ataque para su equipo.

En el primer tiempo, apareció en el segundo palo para rematar sin piedad a la red con la puntera un remate envenenado de Raphinha que se fue cerrando y, en el segundo, aprovechó un pase filtrado de Ousmane Dembélé para convertirlo en un gol de taconazo con la colaboración de Joaquín Fernández, a quien le toco el balón antes de superar a Jordi Masip. Así, Lewandowski ya asusta a los rivales y es el máximo goleador de la Liga con cuatros tantos junto a Borja Iglesias del Betis.

Y el delantero polaco podría liderar en solitario la tabla si la fortuna le hubiese sonreído un poco más ante el Valladolid. Cuando el marcador aún era de 0-0 remató de cabeza al palo derecho de Jordi Masip un centro de Raphinha y después de que el balón rebotase en el portero no logró empujarlo a gol mientras se paseó por la línea. El autor del cuarto tanto fue Sergi Roberto, pero también hubiese podido ser Lewandowski. El catalán aprovechó un rechace del larguero a un remate a bocajarro de la nueva estrella azulgrana que desvió milagrosamente Masip.

En cambio, en su debut oficial con el Barça ante el Rayo Vallecano (0-0), Lewandowski se quedó sin marcar a pesar de que dispuso de varias ocasiones de gol y estuvo muy participativo en todo el partido. Pero la situación rápidamente cambió en la visita a la Real Sociedad (1-4), en la que anotó el primer tanto antes de que se cumpliera el primer minuto de juego. Y en la segunda parte hizo otro y dio una asistencia de gol, también con un taconazo, a Ansu Fati.

Lewandowski tan solo necesitó 91 minutos para anotar su primer gol como azulgrana y con sus cuatro tantos en 270 minutos tiene una media de uno cada 68 minutos. Esto supone un inicio sustancialmente mejor que el que tuvo el último gran ‘9’ de la historia del Barça: Luis Suárez. El uruguayo no se estrenó como goleador hasta su sexto partido en el conjunto azulgrana tras haber disputado 395 minutos. Suárez acabó marcando 198 goles en partidos oficiales y se convirtió en el tercer máximo goleador de la historia del Barça.

Al delantero polaco también le costó estrenarse con el Barça esta pretemporada. En la gira americana, Lewandowski no consiguió marcar ante el Real Madrid (0-1), el Juventus de Turín (2-2) y el New York Red Bulls (0-2). Su primer tanto llegó en el Trofeo Joan Gamper ante el Pumas mexicano (6-0) en el Spotify Camp Nou.

Durante el mes de setiembre, Lewandowski vivirá sus primeras grandes pruebas de fuego en partidos de gran nivel. Sin ir más lejos, este sábado el Barça visitará el Sevilla en el Sánchez Pizjuán en partido de Liga. Pero la gran cita para el delantero polaco será el regreso a su anterior casa el 13 de setiembre en la fase de grupos de la Liga de Campeones. Julian Nagelsmann, el entrenador del Bayern Múnich, ya ha pedido que se le reciba con aplausos.

Sergi Escudero