LeBron James no se cansa de hacer historia. Su leyenda crece a cada partido que disputa. Está quizás en uno de los mejores momentos de su carrera. Y van ya 18 temporadas. Esta vez la víctima fue Denver. Tercera victoria consecutiva de Los Ángeles Lakers que les coloca con las mismas victorias que Utah Jazz, cuenta con un partido menos, y que Los Ángeles Clippers.

El alero escribió una nueva página en lo que será un libro histórico. A sus 36 años no decae. Al contrario. Sigue incrementando su nivel de juego. Ante los Nuggets firmó un triple doble con 27 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias. Además superó varias marcas en una misma noche. “Soy mejor jugador que el año pasado”, afirmaba tras el batir al conjunto liderado por Jokic.

LeBron no se ha perdido todavía un solo partido esta temporada, tiene un promedio de 25 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias y suma 23 partidos consecutivos con un mínimo de 15 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias. Es la racha más larga de la historia tras batir su propia marca que tenía desde la temporada 2011/2012 cuando vestía la camiseta de los Heat.

Anoche también llegó a los 800 partidos sumando un mínimo de 25 puntos. Récord que también ya era suyo tras superar a Kareem Abdul Jabbar con 793. No contento con eso, superó a Wilt Chamberlain como el jugador que más canastas ha anotado en la historia con 12.682. Para redondear números, anota un 41% de los triples que lanza. El mejor promedio de su carrera. Está hecho un chaval.