LeBron James sigue derribando las barreras que le siguen poniendo los escépticos para entrar en la carrera por el trono de la NBA. Poco más puede hacer el alero para seguir construyendo un legado con el que ya ha puesto su nombre entre los más grandes de la historia del baloncesto.

Para entender la grandeza de LeBron sólo hay que mirar sus datos y la longevidad de un jugador que no ha levantado el pie del acelerador desde que debutara en 2003. El alero sigue siendo referencia en la liga y en unos Lakers que han demostrado que necesitan a un jugador de 35 años para seguir adelante con sus aspiraciones.

LeBron sigue siendo capital en los angelinos como ha demostrado en una campaña marcada por las lesiones, pero en la que ha vuelto a conseguir alcanzar los 25 puntos de media. Y yan 17 campañas en que consigue estos guarismos.

Una gesta nunca vista antes en la NBA y que le coloca por delante de nombres como Michael Jordan, Kevin Durant, Kobe Bryant o Karl Malone, que lograron superar los 25 puntos por partido en 12 temporadas. Cinco menos que un LeBron que mira a todos ellos por el retrovisor.