LeBron defiende nuevos Lakers

by Aug 5, 2021

Después de ceder su corona de 2020, ganada en la burbuja de Florida, en un annus horribilis marcado por las lesiones, los Lakers han remozado completamente su rotación para buscar otro título. Sería el número 18 de su historia y les pondría al frente de la NBA (rompería el empate a 17 con los Celtics). Y sería, claro el quinto de LeBron James, que comenzará su cuarta temporada en L.A. con 36 años (cumplirá 37 el 30 de diciembre).

LeBron y Anthony Davis pagaron con lesiones la complejidad de una temporada marcada por el descanso más corto (71 días) que un campeón ha tenido entre dos cursos. Necesidades de unos calendarios de pandemia que quieren volver a la normalidad, o lo más parecido, en la campaña 2021-22. Una en la que los Lakers quieren volver a ser un aspirante al título después de caer en primera ronda de los últimos playoffs, contra Phoenix Suns. Para ello, cambia mucho una rotación en la que se ha renovado a Talen Horton-Tucker y llegan Malick Monk y Kendrick Nunn. Eso dentro de los jugadores más jóvenes. El resto, son veteranos muy ilustres… pero muy veteranos: Russell Westbrook (32 años), Wayne Ellington (33), Kent Bazemore (32), Trevor Ariza (36), Dwight Howard (35) y Carmelo Anthony (37). Además, siguen LeBron (36) y Marc Gasol (36).

Y los críticos han tomado nota y han sacado el hacha de guerra: las redes se llenan de memes que se burlan de la veteranía de los Lakers y los analistas anticipan el fracaso de un proyecto que puede acabar lastrado por las piernas con demasiados kilómetros, riesgo altísimo de lesiones y la dificultad de integrar a un tercer macho alfa, Westbrook, al lado de LeBron y Davis.

Pero LeBron no quiere escuchar esas críticas. O más bien al contrario: quiere escucharlas y alimentarse de ellas. Y quiere, sobre todo, que si luego las cosas van de otra manera todos recuerden lo que están diciendo ahora en las redes sociales. Este ha sido su mensaje: “Seguid hablando de mi equipo, de la edad de nuestro personal, de cómo jugamos, cuánto nos lesionamos, de que ya ha pasado nuestro momento en la NBA etc etc etc Solo hacdeme un favor, POR FAVOR. Y digo POR FAVOR. Mantened esa misma narrativa y esa ENERGÍA cuando esto empiece. Eso es todo lo que pido. #Gracias”.

En la que será su decimonovena temporada en la NBA, quiere seguir siendo uno de los grandes jugadores de la Liga. La pasada campaña, estaba entre los aspirantes al MVP antes de que una fea lesión de tobillo le parara en seco y le restara explosividad también, de forma visible, en playoffs. Su esperanza es que pesen más la experiencia y el talento que la edad y que Westbrook encaje en formato big three con él y un Davis que también vivió una pesadilla la pasada temporada, con lesiones en la rodilla y el talón de Aquiles.