Floyd Mayweather no tiene problemas en presumir de toda la fortuna que ha amasado durante años como uno de los mejores boxeadores. Ni tampoco se prodiga muy ahorrador, ya que se acaba de gastar un gran pico de esa riqueza que podría rondar los 1.200 millones de dólares. “He ganado mil millones. Alcancé esa cifra hace cuatro años. Ahora tengo más de 1.200 millones de dólares”, aseguraba el ex boxeador.

“Prefiero el dinero al legado, aunque mi legado ya está grabado en piedra. Dicen, ‘Mayweather está haciendo exhibiciones, es malo para el boxeo’. Pero al final del día, mi madre es millonaria, mi padre es millonario, mis hijos son millonarios. Mi nieto es multimillonario y ni siquiera lo sabe”, aseguraba Mayweather en mayo al podcast Million Dollaz Worth of Game. 

El norteamericano ha compartido con sus seguidores en Instagram sus nuevas adquisiciones: siete coches de lujo blancos a los que titula: “Un juguete para cada día de la semana”. Entre toda la flota encontramos dos Rolls-Royce, un Lamborghini, un Ferrari, un Range Rover, un Bentley y un Maybach.